Marciano Vidal: “Vamos hacia un nuevo paradigma eclesial del matrimonio cristiano”

Marciano Vidal, religioso redentorista y teólogo moralista

El moralista analiza los contenidos de ‘Amoris laetitia’

Marciano Vidal, religioso redentorista y teólogo moralista

JOSÉ LORENZO | “Vamos hacia un nuevo paradigma eclesial del matrimonio y de la familia, con un planteamiento que se base sobre todo en el Evangelio, que sea la comprensión de la fe, que, ojalá, se convierta en mística, que se haga de verdad sacramento y que lleve a comportamientos de carácter moral de acuerdo con ese sacramento y esa mística”. Eso al menos considera Marciano Vidal que puede deducirse del contenido de Amoris laetitia, según expuso durante su intervención en el ciclo de conferencias El amor no pasará. La exhortación del papa Francisco ‘Amoris laetitia’, organizado por el Instituto Superior de Ciencias Morales (ISCM) en Madrid del 17 al 20 de octubre.

El moralista aseguró, sin embargo, que “el cambio de paradigma está sin hacer” y que “hoy prevalece el canónico”. “Yo no lo veré, pero [un día] no habrá regulación canónica, porque estuvimos seis siglos sin ninguna. Y se aceptarán las regulaciones civiles que se den en cada momento, como se hizo en los primeros siglos [del cristianismo]. Este es el cambio de paradigma que se insinúa. Pero esto es solo una puerta entreabierta. La hubiésemos deseado totalmente abierta, pero las puertas primero se entreabren y ya después se abren. Nos toca a nosotros, si es que estamos convencidos, abrirla definitivamente siguiendo estas orientaciones, que creo que son muy valiosas en este documento”.

El religioso redentorista destacó igualmente que la orientación del texto pontificio es “no condenatoria”. “Tanto la forma como el contenido tienen un entronque a flor de piel evangélico. No hay ningún momento en que haya una expresión negativa. Es propositiva siempre”.

En su análisis, Vidal sostuvo que la exhortación confirma “planteamientos que ya se estaban dando en el pensamiento teológico y en la pastoral”. Así, habló de tres confirmaciones. “La primera, coloca el amor como el núcleo que define el matrimonio y, de cara al futuro, se abandona el hilo del matrimonio como contrato”. La segunda, supone “la integración de la sensualidad en la comprensión y realización del matrimonio”. Y la tercera, que tiene que ver con la teología moral subyacente en la exhortación, le lleva a afirmar que supone “la confirmación con creces de ciertas orientaciones que ya se estaban practicando dentro de la Iglesia, y que algunos no las querían aceptar, otros las rechazaban y otros no querían saber nada. Pero el Papa las asume”.

“Liberales” vs. “conservadores”

El también redentorista Javier Elizari abordó el “juego de interpretaciones” sobre la comunión de los divorciados vueltos a casar. Y habló de “liberales o progresistas”, que ven una puerta abierta –aunque entre ellos haya “defraudados”, pues la esperaban “más ancha”–, y los conservadores, que leen el texto “con prejuicios”. Y citó entre los más reacios a cardenales que tildaron la exhortación de “reflexión personal del Papa”.

Aunque también destacó la reacción de otros purpurados, como Fernando Sebastián, que defendió “que era magisterio pontificio”. En todo caso, pidió “no dar demasiada importancia a las posturas que no ven cambios. Tienen un eco desproporcionado. El Papa ha abierto la puerta. Y hemos de alegrarnos”, concluyó.

El ciclo de conferencias se completó con las claves educativas que proporciona Amoris laetitia, expuesta por Carmen Barba, teóloga y pedagoga; y con el testimonio de Marisol Parra y Javier de la Peña, quienes hablaron del matrimonio como “escuela de amor”.

Publicado en el número 3.009 de Vida Nueva. Ver sumario

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
28/10/2016
Compartir