Beatificación en Asturias: los mártires de Nembra, el perdón como respuesta

cardenal Angelo Amato en la beatificación en Asturias de cuatro mártires de Nembra 8 octubre 2016 Oviedo

El sacerdote y los tres seglares son “héroes de auténtica humanidad”, señaló el cardenal Amato

cardenal Angelo Amato en la beatificación en Asturias de cuatro mártires de Nembra 8 octubre 2016 Oviedo

El cardenal Amato, durante la ceremonia de beatificación

VIDA NUEVA | Los mártires de Nembra ya son beatos. Genaro Fueyo Castañón (sacerdote), Antonio González Alonso, Isidro Fernández Cordero y Segundo Alonso González –asesinados el 21 de octubre de 1936– fueron beatificados el pasado 8 de octubre en una abarrotada Catedral de Oviedo, siendo la primera vez que se acogía una ceremonia de estas características en Asturias.

“Han pasado 80 años de esta masacre y las heridas se están cicatrizando poco a poco. Cada día que pasa la tragedia se aleja más y más, haciéndose cada vez menos visible”, advirtió durante su homilía el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Amato, que presidió la celebración. El cardenal se preguntó por qué no se cancela “esta página negra de la historia española” y por qué la Iglesia sigue evocando aquel “período de matanza de seres inocentes”.

No obstante, Amato dejó claro que pasar página no significa olvidar, porque “si se olvida el pasado, estamos condenados a repetirlo”.. “El recuerdo –continuó– es necesario en el caso de nuestros mártires, porque, matados por odio a la fe, respondieron a sus asesinos con el perdón, convirtiéndose así en héroes de auténtica humanidad y vencedores inermes de una diabólica y ciega violencia”.

Por su parte, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, al término de la celebración, rogó al cardenal que transmitiera “nuestro más profundo agradecimiento al Santo Padre por haber señalado a estos hermanos de nuestra tierra, de nuestra Iglesia diocesana y casi de nuestro tiempo, como nuevos beatos honrados con la palma del martirio”.

El momento más emotivo fue tras la lectura de la carta de Francisco, cuando se destapó el cuadro de los mártires de Nembra y un diácono acercó hasta el presbiterio unas reliquias en el interior de la Caja de las Ágatas, acompañado por ocho seminaristas, portando ramas de laurel y lámparas, símbolo de la luz y la victoria del martirio. El sacerdote y los tres laicos cifran ya en 33 los beatos asturianos. Además, por vez primera forman parte de esta lista tres seglares.

Publicado en el número 3.007 de Vida Nueva. Ver sumario

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
14/10/2016
Compartir