La hora de aplicar ‘Amoris laetitia’: el amor, la alegría y los cambios doctrinales

Jorge Oesterheld: “¿Cuántas lágrimas se pudieron haber evitado si no se hubiera abandonado el lenguaje del Evangelio?”

portada Pliego VN La hora de aplicar Amoris laetitia 3004 septiembre 2016

VARIOS AUTORES | “No hay otras interpretaciones” más que “acompañar, discernir e integrar la fragilidad”. Se lo recordaba recientemente el papa Francisco a los Obispos de la Región de Buenos Aires en la carta que les enviaba para agradecerles la publicación de unos Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de ‘Amoris laetitia’, texto que –a su juicio– “va a hacer mucho bien” y que es “un verdadero ejemplo del acompañamiento de los sacerdotes”. Junto a este documento de los prelados argentinos, publicamos sendos artículos de los profesores Rocco Buttiglione y Salvador Pié-Ninot sobre la necesaria acogida y puesta en práctica de la exhortación papal, además de un apunte de lo que esta supone, a cargo de Jorge Oesterheld, director de Vida Nueva Cono Sur.

I. Criterios básicos para la aplicación del capítulo VIII de ‘Amoris laetitia’

Texto de los Obispos de la Región de Buenos Aires (Argentina) [leer íntegro aquí]

II. La alegría del amor y el desconcierto de los teólogos. En algunos comentarios sobre la exhortación apostólica ‘Amoris laetitia’

Texto de Rocco Buttiglione, Cátedra Juan Pablo II de Filosofía e Historia de las Instituciones Europeas. Pontificia Universidad Lateranense

III. Sobre la enseñanza de ‘Amoris laetitia’: un magisterio para acoger y practicar

Texto de Prof. Dr. Salvador Pié-Ninot, profesor de la Facultad de Teología de Cataluña y de la Pontificia Universidad Gregoriana

IV. El amor, la alegría y los cambios doctrinales

Texto de Jorge Oesterheld, director de ‘Vida Nueva Cono Sur’:

“Cardenales, obispos, teólogos, periodistas especializados y varios personajes más vienen repitiendo como un mantra, desde su publicación el pasado 8 de abril, que la exhortación papal Amoris laetitia ‘no contiene cambios doctrinales’. La expresión está destinada a apagar un incipiente incendio que, a criterio de muchos, parece generalizarse. Todo indica que el documento papal es una sofisticada obra destinada a pasar a la historia como una bisagra entre dos épocas.

Insistir en que no contiene cambios doctrinales puede ser un argumento de doble filo que se vuelva en contra de quienes pretenden ocultar (y ocultarse) la importancia del giro copernicano al cual asistimos en la vida de la Iglesia y su manera de anunciar el Evangelio. (…)

Resulta inevitable una dolorosa pregunta: ¿cuántas lágrimas se pudieron haber evitado si en algún recodo del camino no se hubieran abandonado el lenguaje y el espíritu del Evangelio? Porque si ahora no ha cambiado la doctrina, en algún punto del pasado sí se cambió. De hecho –y los que tenemos algunos años somos testigos–, varias generaciones fuimos formadas, o deformadas, en la intolerancia y la incomprensión. (…)”.

Publicado en el número 3.004 de Vida Nueva. Ver sumario

 


* ¿Quieres leer el Pliego completo? Clic en este enlace solo para suscriptores

* Comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva nº 3.004: para iPad o en Google Play

* Suscribirse a Vida Nueva

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
23/09/2016
Compartir