“La guerra continúa en Ucrania, la gente está agotada”

En conversación con VN, los obispos ucranianos agradecen la colecta inédita promovida por Francisco

ciudad de Donestk en Ucrania, devastada por la guerra

Estragos del conflicto en la localidad ucraniana de Donestk

MARÍA PÉREZ | “Además de acompañarlos con mi constante pensamiento y mi oración, he decidido promover una acción de apoyo humanitario a favor de Ucrania. Con tal fin tendrá, lugar una colecta especial en todas las iglesias católicas de Europa el próximo domingo 24 de abril”. Con estas palabras, el papa Francisco anunciaba una iniciativa histórica, en favor de “quienes se encuentran en estas tierras golpeadas por la hostilidad”.

Según los datos de la Santa Sede, actualmente medio millón de personas tiene una necesidad urgente de alimento; faltan medicamentos y el acceso al agua potable corre peligro. Una situación especialmente dramática para los niños, pues cerca de 200.000 menores habrían tenido que abandonar sus casas desde que comenzara hace dos años la guerra.

Un conflicto “silenciosamente dramático”, en palabras de Borys Gudziak, obispo de la eparquía (diócesis) grecocatólica ucraniana de París y presidente de la Universidad Católica de Ucrania, quien, en conversación con Vida Nueva, afirma que la población está “agotada, física y psicológicamente”: “Muchos de ellos han tenido que abandonar sus ciudades y se han convertido en refugiados”, y, para los que continúan allí, la vida no es fácil: “Los salarios se han devaluado y faltan recursos básicos”.

La guerra ha acabado con la principal fuente de trabajo: su sector industrial, especialmente fuerte en las provincias orienrales de Lugansk y Donestk, ahora anegadas por la guerra.

* ¿Quieres seguir leyendo este artículo? Artículo íntegro en este enlace solo para suscriptores

* Comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva nº 2.983: en iPad o para dispositivos de Android

* Suscribirse a Vida Nueva

En el nº 2.983 de Vida Nueva

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
08/04/2016
Compartir