Manuela Carmena: “Mi trabajo con las Damas Negras me permitió visibilizar la desigualdad”

Lleva una semana bajo la lupa mediática. Primero, “que no era feliz” como primera edil…, declaración contextualizada tanto por ella como por Maruja Torres, autora del libro en el que se vierten tales declaraciones: “Lo dijo en un momento de desánimo, tras su calumniada semana de vacaciones. También matiza que le compensa trabajar para Madrid”. Y la semana pasada, desairando al PSOE tras aplazar el cambio de calles y símbolos franquistas. Más allá de la involuntaria polémica, hablamos desde otro ángulo con la defensora de las libertades, la juez emérita…, la alcaldesa de Madrid.

PREGUNTA.- Fue pionera de la implantación de una justicia más democrática. ¿Cómo percibe el ciudadano la Justicia cuando ve los casos de Bárcenas, la Infanta, Gürtel…?

RESPUESTA.- Hay muy mala información sobre los resultados de la Justicia. La oscuridad del sistema judicial y su lentitud transmiten una sensación de impunidad. Pero la Justicia avanza y se solucionan temas, aunque no trascienda como debería.

P.- Estudió en un colegio de monjas francesas y con ellas impartió catequesis en chabolas. Allí escuchó que los Reyes Magos no iban a los barrios pobres para no ensuciar sus lujosas galas. ¿Qué influencia tuvieron sobre su carácter comprometido?

R.- Las damas negras fueron muy importantes. Mi trabajo con ellas me permitió visibilizar la realidad de la desigualdad. Fue determinante el contacto con el exterior y, gracias a ello, entendí el verdadero significado de la palabra igualdad.

P.- El aborto, la pederastia en la Iglesia, su visita a Cuba, su discurso en los EE.UU. colocándolos frente al espejo… ¿Piensa que el pontificado de Francisco es política de “gestos” o tendrá potestad para cambiar cosas?

R.- El Papa me parece una persona extraordinaria y creo que todo su trabajo está generando ya grandes cambios.

Noticias relacionadas
Actualizado
04/12/2015
Compartir