Las Patronas, la mano amiga frente a “La Bestia”

14 mujeres dan comida a los viajeros que buscan el sueño americano

patronas-G

“La Bestia”, tren de mercancías que conecta México con Estados Unidos

RUBÉN CRUZ | Llevan 20 años siendo el sustento de millones de migrantes. Las Patronas son un grupo de 14 mujeres mexicanas que preparan 400 raciones diarias de comida y bebida para los centroamericanos que cada día se suben a “La bestia”, el tren de mercancías que conecta con Estados Unidos, donde esperan llegar para lograr el tan ansiado sueño americano. La pasada semana, Norma Romero, portavoz del grupo, estuvo en España para dar a conocer su proyecto.

La sala Alfa y Omega del arzobispado de Madrid fue testigo del testimonio de la mexicana, que fue recibida entre una multitud de aplausos que motivaron las lágrimas de sus ojos. “No encontramos el camino de Dios hasta 1995, cuando Él nos dio la oportunidad de servir al amigo migrante”, explicó Romero. Y es que un 14 de febrero 20 años atrás, dos de Las Patronas vieron como pasaba el tren de mercancías con decenas de centroamericanos que se subieron, por vez primera, de polizones al ferrocarril. Llegaban de hacer la compra y los hambrientos pasajeros les rogaron que le tiraran comida, a lo que ellas accedieron sin saber que años más tarde serían consideradas como unas firmes defensoras de los derechos humanos.

La defensa por parte de Las Patronas de los derechos de los inmigrantes ya les valió el Premio de Derechos Humanos 2013, que otorga la CNDH. Y es que además de repartir comida y dar consuelo, estas mujeres otorgan ayuda sanitaria a las personas mutiladas y heridas que llegan a su comunidad. Además, asesoran a las familias que han perdido a algún familiar durante el trayecto para poder repatriar los cuerpos y acogen en su albergue a cientos de personas cada año.

Estas mujeres, que han convertido su vida en un ejercicio de solidaridad, han transformado la palabra del Evangelio en acciones, porque como dice la portavoz del grupo: “No somos cristianos nada más de boquilla”. Así, como siempre recuerda el Santo Padre, Las Patronas ponen a la persona en el centro de todo y salen a la calle a “hacer lío” siempre guiadas por la Virgen de Guadalupe. “El trabajo es cansado, pero la sonrisa de los migrantes nos empujan a seguir adelante”, señaló Romero.

Artículo íntegro para suscriptores

En el nº 2.954 de Vida Nueva.

Actualizado
04/09/2015
Compartir