Laura, una vida extraordinaria

CIDZmNYW8AAT5W9

La devoción de Caracol por santa Laura Montoya

El anuncio del estreno de la serie Laura, una vida extraordinaria, la nueva producción del canal Caracol, referida a la vida y obra de santa Laura Montoya, al tiempo que genera múltiples expectativas entre quienes admiran las virtudes de la primera santa colombiana, que desafió las costumbres misioneras y educativas de su tiempo y consolidó su “llamado divino” fundando una congregación religiosa dedicada a la evangelización y a la dignificación humana de las poblaciones indígenas y afro del país –las Misioneras de la Madre Laura, más conocidas como “Lauritas”–, se sitúa, sin embargo, en medio de un turbulento mar de controversias jurídicas.

La serie, protagonizada por Julieth Restrepo y Linda Lucía Callejas, quienes interpretan a santa Laura en su juventud y en su adultez, respectivamente, no solo ha convocado a un destacado elenco de actores –Julio Sánchez Cóccaro, Marcela Carvajal, Alberto León Jaramillo, Lorena García, Linda Lucía Callejas, Mabel Moreno, Ana Harlen, Juliana Velásquez Buitrago, Jessica Barragán Zappala, entre otros–. También ha contado con una significativa inversión, puesto que ha sido grabada totalmente en exteriores –principalmente en el departamento de Antioquia– y su producción como óptica de cine con cámaras f55 ha incluido un particular trabajo de arte para recrear las décadas de finales del siglo XIX e inicios del siglo XX.

Muchos detalles han sido tenidos en cuenta por el canal privado, en su ímpetu por “contar la vida de una mujer que desafió las reglas de la sociedad de su época, al dedicarse a luchar por los menos favorecidos y renunciar a ser esposa y madre, ante la crítica de una sociedad que consideraba que cualquier otra opción para una mujer era una locura”. No así, desde el punto de vista de los derechos de autor.

¿Pecado de omisión?

LCIIdKFcWUAA2heWa productora Centauro, dirigida por Gustavo Nieto Roa, quien también es presidente y fundador de la Entidad de Gestión Colectiva de los Derechos de los Productores Audiovisuales de Colombia (EGEDA), ha asegurado que hace algunos años llegó a un acuerdo con las hermanas Lauritas para que le cedieran los derechos audiovisuales sobre la vida y obra de santa Laura. Según Nieto Roa, “el acuerdo fue por participación, ellas recibirán un porcentaje sobre los ingresos obtenidos por las obras que se desarrollen en torno a la santa”. El contrato firmado entre Centauros y las Lauritas incluye el uso de los escritos de la madre Laura y la posibilidad de que algunas hermanas de la comunidad sean entrevistadas para favorecer la fidelidad de la obra cinematográfica con los hechos reales.

Centauro ha previsto la producción de un filme que sería rodado en Colombia, con una inversión superior a los 50 millones de dólares, cuyo guión ya ha sido aprobado por las Lauritas y actualmente está siendo traducido al inglés, con el propósito de que el personaje protagónico pueda ser asumido por la reconocida actriz Meryl Streep: “los representantes de la actriz lo están esperando para decidir si nos acompañará en el proyecto para arrancar con la preproducción”, asegura el representante legal de Centauro.

Evidentemente, la serie del canal Caracol ha generado controversias frente a los derechos de autor. Al respecto, Gonzalo Córdoba, presidente del canal, ha manifestado que la madre Laura es un personaje público y que no es propiedad exclusiva de Centauro: “quiero dejar claro que lo que se está realizando en el canal es una versión libre y ficticia, ya que no se habló con las hermanas Lauritas”. En este mismo sentido, ha manifestado que la serie de Caracol está basada en textos periodísticos que fueron de conocimiento público: “la serie será recreada desde la investigación de sucesos que se conocieron socialmente, y en relación con los documentos públicos, nadie puede alegar derechos de autor”.

Por su parte, más allá de cualquier interés económico, la Hna. Ayda Orobio Granja, superiora general de las Lauritas, ha manifestado su preocupación por la veracidad de la información que se proyectará en la serie:  “buscamos el diálogo con ellos, pero no se logró y nos da temor que saquen tergiversada su vida y su compromiso con los pueblos indígenas y negros, así como han hecho con la vida de varios deportistas y con ‘La ronca de oro’; nuestra  solicitud y exigencia es  que nos permitan conocer el guión para tener el derecho de suspender las escenas  que  no  estén de  acuerdo  con la realidad”.

La controversia continúa. Mientras tanto, queda la duda sobre hasta dónde podrá llegar la devoción de Caracol por santa Laura Montoya.

ÓSCAR ELIZALDE PRADA

Actualizado
12/07/2015
Compartir