Susana Magro: “Debemos hacer de la conciencia medioambiental algo cotidiano”

Directora de la Oficina de Cambio Climático del Ministerio de Agricultura

susana-magro-G

BELÉN TOBALINA. FOTO: CRISTINA BEJARANO | El Papa ha pedido responsabilidad ante un planeta en destrucción, y es precisamente en la XXI Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se celebrará el próximo mes de diciembre en París, donde los estados han de estar a la altura para evitar que la temperatura media de la Tierra supere el límite de 2 ºC por encima de los valores de la era preindustrial.

PREGUNTA.- Francisco ha pedido que los países se comprometan en la lucha contra el cambio climático. En la COP21 los estados han de cumplir las expectativas depositadas en ellos. ¿Confía al 100% en que se alcance un resultado ambicioso en la cumbre de París? ¿Qué países están dificultando o poniendo más peros para alcanzar un compromiso que reemplace el Protocolo de Kioto?

RESPUESTA.- La lucha contra el cambio climático solo será eficaz si se realiza a nivel global. La negociación internacional es el instrumento imprescindible para alcanzar un equilibrio en el que las estrategias de cada uno de los países converjan en un acuerdo común y beneficioso para todos. España considera que los distintos intereses de cada país no deben impedir que se llegue a un acuerdo internacional sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Los países, en el ámbito de las negociaciones formales bajo el paraguas de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, estamos trabajando a lo largo de este año para conseguir llegar a París con un texto de negociación suficientemente maduro que permita identificar las opciones que los ministros deberán acordar a finales de año.

P.-  ¿Considera que la reciente encíclica del papa Francisco servirá de ayuda para alcanzar un acuerdo en París que permita sustituir al Protocolo de Kioto?

R.-  Ante todo, quiero agradecer a Su Santidad la llamada de atención que realiza sobre la importancia del cuidado de nuestro planeta, “la casa común” como él la denomina. Una casa que es de todos y por la que todos debemos estar implicados y sentirnos responsables de su conservación. La encíclica del papa Francisco constituye, sin duda, una inequívoca señal a todos los agentes económicos y sociales del mundo para afrontar este desafío que afecta a las generaciones futuras y estar a la altura de este compromiso. En esta tarea, cada contribución es importante. Los ciudadanos debemos hacer de la conciencia medioambiental algo cotidiano, y los responsables políticos tenemos que promover las medidas necesarias para evitar el deterioro del medio ambiente. Por ello, aprovecho para invitar a todos a sumarse a la última de las iniciativas del Gobierno en materia de cambio climático, Un millón de compromisos por el Clima. Camino a la COP21 de París, a través de la página web www.unmillonporelclima.es. Seguro que la encíclica Laudato si’ contribuye a impulsar las importantes negociaciones internacionales sobre el cambio climático, que deben culminar en París, a finales de este año, con un compromiso global de 196 países. La Unión Europea lidera la lucha contra el cambio climático, y España está plenamente comprometida y trabaja con firmeza en aras de conseguir un acuerdo internacional sobre cambio climático que entrará en vigor a partir del año 2020.

Entrevista con Susana Magro íntegra solo para suscriptores

En el nº 2.947 de Vida Nueva.

 

ESPECIAL ENCÍCLICA ‘LAUDATO SI”

Actualizado
26/06/2015
Compartir