Los obispos españoles aplauden la encíclica verde de Francisco

“Somos responsables de las generaciones que vendrán”

Galindo, Gil Tamayo, Blázquez y Martínez con ‘Laudato si’

Galindo, Gil Tamayo, Blázquez y Martínez con ‘Laudato si’

BLANCA RUIZ ANTÓN | La encíclica verde del papa Francisco fue presentada en la Conferencia Episcopal Española (CEE), el pasado 23 de junio, por el cardenal Ricardo Blázquez, acompañado del secretario general de la CEE, José Mª Gil Tamayo, y los rectores de la Pontificia de Salamanca, Ángel Galindo, y Comillas, Julio L. Martínez.

El arzobispo de Valladolid valoró Laudato si’ como “excelente” e indicó que ha quedado “gratamente sorprendido por los horizontes que abre su lectura”, “un excelente servicio no solo a la Iglesia, a los católicos, a las personas creyentes, sino a la humanidad”.

La conversión ecológica que propone Francisco la tradujo el presidente de los obispos españoles en un estilo de vida “sobrio y agradecido”, que va más allá de evitar el despilfarro de energía o agua y que, entre otras acciones, sugiere gestos tan sencillos como la bendición de la mesa como muestra del agradecimiento por los dones recibidos, que “son el reflejo del trabajo de personas que han posibilitado que podamos sentarnos a la mesa; es reconocer a Dios como creador y darle gracias porque nos sostiene en la vida”.

Además, Blázquez apuntó que “la cuestión ecológica no se trata de superar fenómenos o de comprender las causas, sino de suscitar una actitud, posturas, comportamientos coherentes con esta ética. Somos responsables de las generaciones que vendrán, hay una responsabilidad intergeneracional de los que vivimos contemporáneamente. Una responsabilidad de comunión y fraternidad con los que van llegando”.

Ángel Galindo, rector de la Universidad Pontificia de Salamanca, recordó en ese sentido la petición del Papa para que la economía y la política se pongan al servicio de la vida, “porque puede haber para todos, pero debemos ser sobrios”.

La conversión ecológica va paralela a la “conversión pastoral”, que consiste, según explicó Blázquez, en que “todo encuentro con Jesucristo nos pregunte y nos impulse a que reflexionemos sobre nuestras relaciones con las cosas y con las personas. No es una conversión de introversión”.

Las influencias del teólogo italiano Romano Guardini, amigo del Papa y sobre quien comenzó su tesis doctoral, y de san Francisco de Asís están presentes durante todo el texto. Blázquez lo subrayó como una de las consecuencias de que eligiera ese nombre para el desarrollo de su ministerio.

“San Francisco de Asís proporciona una dimensión humanizadora, mística, espiritual y poética que nos viene muy bien”, precisó el cardenal vallisoletano, quien también destacó la “fraternidad universal” inspiradora del fundador de los franciscanos. “El Sermón del Monte, cuando Jesús habla de los pájaros y los lirios –añadió–, tiene que ver con esto, con la conversión ecológica, unirnos en gratitud, en servicio”.

En el nº 2.947 de Vida Nueva.

 

ESPECIAL ENCÍCLICA ‘LAUDATO SI”

Actualizado
26/06/2015
Compartir