La ecología integral está de moda… para casi todos

Desde la ONU o la Casa Blanca, hasta el CELAM o Cáritas, clamor por la encíclica

laudato-si-cardenal-turkson

El cardenal Turkson, el jueves 18, en la presentación de la encíclica

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA | Apenas hay discurso o gesto del papa Francisco que resulte indiferente, pero en el caso de la encíclica Laudato si’, presentada el jueves 18 de junio, se han roto todas las previsiones. No hay institución eclesial, política o social que no haya valorado su contenido. La inmensa mayoría de ecos han sido positivos, por no decir entusiastas… aunque siempre hay excepciones.

A nivel político, la más alta respuesta llegó desde el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien, en declaraciones a la prensa, valoró especialmente la dimensión integral del texto papal, que pide una “valiente revolución cultural” para salvar el medio ambiente: “El papa Francisco y yo estamos de acuerdo en que el cambio climático es una cuestión moral que requiere acciones urgentes y globales. Es un tema de justicia social, derechos humanos y ética fundamental”.

En cuanto a líderes mundiales, especialmente significativa fue la reacción emitida desde la Casa Blanca. “Admiro profundamente la decisión del Papa de llamar a la acción sobre el cambio climático de manera clara, fuerte y con toda la autoridad moral que su posición le confiere”, se congratuló el presidente estadounidense, Barack Obama.

En el ámbito eclesial, el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) recibió la carta papal con un mensaje en el que se reconocía la urgencia de una palabra valiente “en tiempos de contaminación, cambio climático, obsolescencia programada, agotamiento de recursos naturales, extractivismo, incremento de basuras, daños irreparables a la biodiversidad… y muchas otras situaciones que delinean el preocupante escenario ambiental”. Por su parte, Manos Unidas también ha acogido “con entusiasmo y sentido de la responsabilidad” la encíclica.

Críticas en EE.UU. y Polonia

Respecto a las críticas, las más duras llegaron desde EE.UU., principalmente de altavoces ligados a intereses de grandes multinacionales. Aunque una voz fue la que más eco tuvo: la de Jeb Bush, uno de los favoritos en las primarias del Partido Republicano para hacerse con el liderazgo de la formación de cara a las elecciones presidenciales de 2016. Converso al catolicismo en edad adulta, el hijo y hermano de dos anteriores presidentes habló así en un acto en New Hampshire: “Espero que mi cura no me reprenda por decir esto, pero mis obispos, mis cardenales o mi papa no me dictan la política económica”.

Donde tampoco ha sido tan bien acogida la encíclica ha sido en Polonia, sobre todo en la prensa. Ya antes de la publicación, el diario Rzeczpospolita argumentaba que “podrían tener algunas dificultades con el documento papal”, pues, según su visión, se cuestionaría la extracción del carbón; precisamente, uno de los tradicionales referentes económicos del país, que cuenta con la mayor producción de esta materia de toda Europa.

Artículo íntegro solo para suscriptores

En el nº 2.947 de Vida Nueva.

 

ESPECIAL ENCÍCLICA ‘LAUDATO SI”

Actualizado
26/06/2015
Compartir