Cuba-Estados Unidos: historia de un desbloqueo

El cardenal de La Habana desvela en ‘Vida Nueva’ detalles de las conversaciones

papa Francisco recibe a Barack Obama, presidente de los Estados Unidos, en marzo 2014

Fue el papa Francisco quien convenció a Obama de iniciar el deshielo

DARÍO MENOR | Cuando Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el inicio de la normalización en las relaciones entre sus países, ambos alabaron la mediación de la Iglesia. “Para mí, lo grande es cómo el Papa pudo impactar a Obama”, desvela sobre el proceso el cardenal Jaime Ortega. En esta labor callada que propició la liberación de los presos retenidos por uno y otro país ha sido protagonista el arzobispo de La Habana. En esta entrevista celebrada en Roma durante el último consistorio, Ortega detalla a Vida Nueva los pasos que propiciaron el fin del embargo y desvela la conversación que mantuvieron Barack Obama y Francisco sobre Cuba.

“El Papa –narra el cardenal Ortega– le habló del bloqueo a Obama, y este le comentó que era una medida totalmente obsoleta, tomada antes de que él naciera. Le dijo el Santo Padre si no podía quitarla. “Tengo obstáculos, estos prisioneros”, respondió Obama. El Papa le preguntó entonces si no podía ponerlos en libertad y luego habría correspondencia y se podría arreglar. Obama le contestó que la justicia norteamericana era muy difícil y que no podía”.

“Entonces –sigue– el Papa le dijo una frase de gran importancia: “Mire, esto no es solo un bien para el pueblo de Cuba, que ha sufrido mucho, sino para su Gobierno y para su persona, para la política de su país con América Latina. América Latina está unida y rechaza el bloqueo. La política de su país pasa por América Latina. Si no hay una solución, ustedes seguirán muy distantes de América Latina”. Eso hizo pensar mucho a Obama y de ahí en adelante se desató todo ese proceso”.

Jaime Ortega, cardenal arzobispo de La Habana, Cuba

El cardenal Jaime Ortega

La conversación se la contó el propio Francisco a Ortega en el Vaticano. Lo sucedido viene apoyar la postura adoptada desde siempre por la Iglesia en Cuba: “Saben siempre que nuestra actitud ha sido la de favorecer un diálogo con el Estado cubano, la de encontrar caminos para mejorar la situación de nuestro pueblo. Es una constante de todos estos años en los que que la Iglesia ha sufrido a veces ataques”.

Preguntado por si la gente de a pie ya está notando algún cambio, el cardenal es muy claro al negarlo: “Es aún muy pronto, no puede notarse más allá de la gran alegría. Sí se ha notado, por ejemplo, en el desfile de secretarios de Estado o ministros de distintos países. Ha habido visitas de senadores americanos de los dos partidos, buscando posibles inversiones. Esas noticias aparecen en los medios y la gente se da cuenta de que está viviendo un momento histórico después de 60 años. No obstante, la gente más sencilla quiere pensar que va a haber productos más baratos en las tiendas. Y no es así“. Y aventura que las relaciones entre ambos países tardarán “varios meses” en restablecerse.

Moratinos: “La Iglesia ha jugado un papel esencial”

También ha hablado con Vida Nueva el exministro español Miguel Ángel Moratinos. De su etapa como mediador, destaca la liberación de varios presos de las cárceles cubanas.

Sobre el papel de la Iglesia en las negociaciones para desbloquear las relaciones entre los dos países, lo califica como “esencial”.

Y añade: “Creo que Francisco es un hombre cercano, como también lo fue Juan Pablo II. Es un hombre de su tiempo y un humanista que conoce la sociedad desde abajo, al tiempo que va a impulsar una Iglesia más evangélica. También es un hombre preocupado por los problemas de la gente y por los desafíos globales”.

 

CONTENIDOS SOLO PARA SUSCRIPTORES:

En el nº 2.931 de Vida Nueva. Del 28 febrero al 6 marzo de 2015

Actualizado
27/02/2015
Compartir