Papa Francisco: “No se puede insultar a la fe de los demás”

papa Francisco avión papal a Filipinas enero 2015

Durante el vuelo a Filipinas, el Pontífice afirma que “la libertad de expresión tiene un límite”

papa Francisco avión papal a Filipinas enero 2015

Francisco, ayer en el avión a Filipinas

ANTONIO PELAYO, enviado especial a MANILA | Durante el viaje a Asia que el Papa está realizando esta semana, uno de los periodistas franceses que comparten el avión papal, Sebastian Maillard de La Croix, le preguntó a Francisco sobre la libertad de expresión, con el atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo como fondo, pero sin mencionarlo expresamente. Como este tema ha sido mal interpretado en algunos medios, damos a nuestros lectores la respuesta completa del Papa.

“Creo –dijo– que los dos son derechos humanos fundamentales: la libertad de expresión y la libertad de religión. Usted es francés… Hablemos, pues, de lo de París. Hablemos claro. No puede esconderse una verdad: que cada uno tiene el derecho de practicar su propia religión, sin ofender, libremente. Así lo hacemos; queremos hacerlo todos”.

“En segundo lugar, no se puede ofender, hacer la guerra, matar a un hombre en nombre de la propia religión; en nombre de Dios. A nosotros, lo que está sucediendo ahora nos sorprende. Pero siempre pensamos en nuestra historia. ¿Cuántas guerras de religión hemos hecho? Piense usted en la noche de San Bartolomé ¿Cómo se entiende eso? También nosotros hemos pecado. Pero no se puede matar en nombre de Dios. Eso es una aberración. Matar en nombre de Dios es una aberración“.

“Creo que esto sea lo principal sobre la libertad religiosa: hay que hacerlo con libertad, sin ofender, pero sin imponer, sin matar”.

“La libertad de expresión –prosiguió–: cada uno tiene no solo la libertad, el derecho; tiene también la obligación de decir lo que piensa para ayudar al bien común. La obligación. Pensemos en un diputado o un senador; si no dicen lo que piensan que es el verdadero camino no colaboran con el bien común. Y no solo ellos, sino tantos otros. Tenemos la obligación de decir abiertamente, tener esa libertad, pero sin ofender“.

“Porque es verdad que no se puede reaccionar violentamente pero si Alberto Gasbarri [organizador de los viajes papales], gran amigo, dice una palabrota contra mi madre, le llega un puñetazo.¡Es normal! ¡Es normal! No se puede provocar, no se puede insultar la fe de los otros, no se puede hacer burla de la fe“.

“El papa Benedicto en un discurso, no recuerdo cuál, ha hablado de esta mentalidad postpositivista, de la metafísica postpositivista que llevaba finalmente a creer que las religiones, las expresiones religiosas son una especie de subculturas que son toleradas, pero son poca cosa, no forman parte de la cultura ilustrada. Esto es una herencia de la Ilustración”.

“Tanta gente habla mal de las religiones, las toma a broma, las ‘convierte en un juguete’. Y estos provocan y puede suceder lo que le sucede a Gasbarri si dice algo contra mi madre. Hay un límite. Todas las religiones tienen su dignidad, todas las religiones que respetan la vida humana, la persona humana. Yo no puedo tomarlo a broma. Esto es un límite. He escogido este ejemplo del límite para decir que en la libertad de expresión hay límites, como el de mi madre”.

Actualizado
16/01/2015
Compartir