China hostiga a los cristianos

Desde enero hasta agosto, el régimen ha derruido total o parcialmente centenares de templos de distintas confesiones

China_opt

China hostiga a los cristianos [extracto]

M. Á. MALAVIA | Pese a la ausencia de datos concretos a causa del hermetismo del régimen, se sabe que cientos de iglesias han sido parcial o completamente demolidas en China en lo que va de año, especialmente entre abril y agosto, con una incidencia especial en la región de Zhejiang.

Zhejiang

Así lo denuncian instituciones como Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) y lo recogen agencias como Apic o Asia News, que explican cómo el Gobierno lo atribuye a un lavado de cara sin pretensiones censoras, pretendiendo justificar que sea habitual el que se eliminen las cruces de las fachadas de los templos por considerar que no son acordes con el paisaje urbano deseado y que, además, estos se habían construido en su día “ilegalmente”.

Sin embargo, como denuncia AIN, esta campaña se dirige contra las Iglesias clandestinas tanto como contra las oficialistas, no habiendo excepciones, tampoco, entre las católicas y las protestantes. Lo que demostraría que, en el fondo, el objetivo real es sofocar lo que el aparato comunista chino entiende como un florecimiento de la fe cristiana.

En este sentido, se explica que Wenzhou (capital de Zhejiang), denominada por las autoridades locales, despectivamente, como “la Jerusalén de China” (cuenta con una población cristiana significativamente alta, hasta el 15% del total), sea la ciudad más afectada por la supresión de símbolos religiosos.

 

Iglesia demolida en Wenzhou el pasado abril. The Telegraph

Iglesia demolida en Wenzhou el pasado abril. The Telegraph

Denuncias de represión

Unido a esto, como denunciaron el pasado 21 de agosto un grupo de 14 abogados que lanzaron una carta pública (firmada ya por más de 1.000 personas, tanto dentro como fuera de China), las fuerzas militares están reprimiendo por la fuerza las manifestaciones de cristianos que se reúnen cuando un templo va a ser mutilado o derruido. Algo que han documentado en varias ocasiones, detallando cómo se han registrado cientos de heridos por golpes y a causa del gas lacrimógeno.

Pese a que no se trata de hechos novedosos, resulta llamativo que esto se produzca al mismo tiempo que, con motivo del reciente viaje del papa Francisco a Corea del Sur (al que se le permitió sobrevolar el territorio chino, algo hasta ahora inédito con un pontífice) el pasado agosto, se viera como algo positivo su declaración favorable a establecer relaciones diplomáticas entre su Gobierno y la Santa Sede.

En el nº 2.907 de Vida Nueva

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
05/09/2014
Compartir