Persecuciones a homosexuales en Uganda

uganda-anti-gay-567cb60cf877b15c0f242ad68a83e66b02bcc304-s6-c30

 

Según informó recientemente Vida Nueva España, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, firmó el 24 de febrero la polémica ley anti-homosexualidad que pena hasta con cadena perpetua a quienes mantengan relaciones carnales con personas del mismo sexo. Museveni ha señalado que “el tema de la homosexualidad fue provocado por arrogantes y negligentes grupos de occidentales a los que les gustaba venir a nuestras escuelas y reclutar niños para [prácticas de] homosexualidad y lesbianismo”.

Se han presentado ataques contra personas asociadas a grupos gais en el país. En respuesta, Holanda, Dinamarca, Noruega, Suecia, e instituciones como el Banco Mundial han congelado sus ayudas al desarrollo destinadas  a Uganda. Aunque muchos países están en desacuerdo con la actitud del gobierno de Museveni, según Alberto Eisman, “no hay que olvidar que Uganda es un país estratégico dentro de los intereses regionales, dada su intervención en crisis políticas y militares”.

Hace cerca de 2 meses, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder de la Iglesia Anglicana, envío una carta al gobierno de Uganda, oponiéndose al rechazo que en este país experimentan los homosexuales: “La victimización o menoscabo de seres humanos cuyos afectos resultan estar ordenados a personas del mismo sexo es anatema para nosotros”, señala en la misiva. Y recientemente, el cardenal ghanés Peter Turkson, de la Iglesia Católica, afirmó durante una entrevista con The Boston Globe que “penalizar a los homosexuales no es el camino a seguir”. El prelado también se opuso a cualquier sanción a los países que adopten medidas similares. En su opinión, más que penalizar a los países que no siguen los modelos occidentales, “deberíamos ayudarlos a ampliar sus horizontes”. Según él, las sanciones podrían ayudar a reforzar la tendencia a criminalizar la homosexualidad en vez de atenuarla.

VNC

Actualizado
06/04/2014
Compartir