Encuentro de delegados diocesanos de etnias

Pastoralistas profundizan su compromiso entre afrocolombianos e indígenas

 

DSC09356

 

Entre el 18 y 20 de marzo tuvo lugar en Bogotá un encuentro de delegados diocesanos de etnias, convocado por el Departamento de Animación Misionera, que dirige el P. Óscar Augusto Múnera. Participaron cerca de 30 personas involucradas con procesos de pastoral afrocolombiana e indígena que hallan su escenario en lugares como Villavicencio, Tumaco, Puerto Leguízamo, Medellín, Cali, Pereira, Villa Rica y Bogotá.

Una de las expectativas del encuentro tenía que ver con el deseo de establecer redes y alianzas. Nancy Arboleda, agente pastoral de Tumaco, señaló la importancia de aprender a partir de las experiencias de los otros, con el fin de que la labor realizada responda a los desafíos que plantean las comunidades, en su caso: mantener la cultura afrocolombiana desde la fe. Por su parte, la Hna. Ángela María Maya, misionera laurita, manifestó su interés hacia las exigencias de la inculturación. Según la religiosa, tenemos una espiritualidad encasillada en normas y leyes. El trato con pueblos indígenas o afrodescendientes nos abre a nuevas comprensiones de lo divino y supone transformar nuestras estructuras.

La primera jornada de trabajo estuvo dedicada a socializar y analizar los resultados de una encuesta dirigida a evangelizadores y a evangelizados en diversas jurisdicciones de la Iglesia colombiana. Sin que las conclusiones sean absolutas, resulta curioso que el énfasis del proceso de evangelización siga estando en acciones sacramentales y litúrgicas. Sin embargo, no dejaron de señalarse aspectos positivos, como por ejemplo, las riquezas espirituales halladas durante el proceso para la vida de los agentes: amor a la tierra, respeto por las autoridades tradicionales, animación del compromiso, entre otras.

Una tarea de compasión

El padre Kiptum Too, misionero de La Consolata, con experiencia entre comunidades indígenas en el sur del país, actualmente trabaja en Cali para la pastoral afrocolombiana. Según el presbítero, “hemos sido muy clericalizados, con la idea de que es el sacerdote quien da soluciones y ordena”: “nuestra tarea no es ser protagonistas, sino siervos; ser profetas, que anuncian y denuncian”. El padre Too considera que la pastoral afro e indígena debe ser “una tarea de compasión, un camino de acogida”, que suscite entre los católicos la posibilidad de compadecerse ante la realidad que viven muchos pueblos negros e indios. Precisamente, el encuentro dio mucha importancia a la Pedagogía del Amor puesta en práctica por santa Laura Montoya.

TEXTO Y FOTO: MIGUEL ESTUPIÑÁN

Actualizado
06/04/2014
Compartir