Ouellet: “Que no nos encierre una visión estrecha de la comunión sacramental”

Marc Ouellet, prefecto Congregación para los Obispos

El prefecto de la Congregación para los Obispos abre el año judicial en la diócesis valenciana

Marc Ouellet, prefecto Congregación para los Obispos
JOSÉ RAMÓN NAVARRO PAREJA (FOTO: AVAN) | El prefecto de la Congregación para los Obispos y presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, el cardenal Marc Ouellet, propuso en Valencia que “ni nos dejemos encerrar en una problemática estrecha de los divorciados vueltos a casar, ni en una visión estrecha de la comunión sacramental”, en referencia al debate sobre el acceso a la comunión de los divorciados.

En el marco de la apertura del año judicial en la diócesis valenciana el pasado 27 de marzo, el cardenal Ouellet propuso una “renovada pastoral de la misericordia en fidelidad a la tradición católica” para el matrimonio y la familia, que permita también “ayudar a las familias en situación irregular, que, aun así, aspiran a una vida de gracia auténtica”.

En el caso de los divorciados vueltos a casar que quieren “regularizar su participación en la vida eclesial”, el cardenal invitó a “acoger calurosamente su disponibilidad para un camino de conversión, penitencia y crecimiento espiritual”. También recordó que, “en el caso de fracasos no susceptibles de una solución jurídica adecuada, se les debe ayudar a restablecer su vida de unión con Cristo en su nueva situación, pero con el límite impuesto por la verdad de los sacramentos de la Iglesia”, a través de un “renovado anuncio de la misericordia fuera de un contexto propiamente sacramental”.

El prelado destacó que “muchos creen hoy que la complejidad de las situaciones matrimoniales, la lentitud de los procedimientos jurídicos para evaluar la validez de las uniones, el ejemplo de la tradición ortodoxa y las prácticas no oficiales que se difunden por solicitud pastoral, sin olvidar la oleada de esperanza suscitada por la predicación del papa Francisco, exigen de parte de los pastores una reflexión y unas iniciativas innovadoras que respondan a los nuevos desafíos de la evangelización”. En este sentido, recordó que el próximo Sínodo tendrá la tarea de examinar la situación de las familias de hoy y de ofrecer orientaciones pastorales.

En el nº 2.889 de Vida Nueva
 

LEER TAMBIÉN:

Actualizado
04/04/2014
Compartir