Laicos y religiosos, juntos al encuentro de los hombres

Encuentro de Laicos en misión compartida 22 marzo 2014

Más de 1.000 personas celebran en Madrid la misión compartida

Encuentro de Laicos en misión compartida 22 marzo 2014

Laicos y religiosos, juntos al encuentro de los hombres [extracto]

FRAN OTERO. Fotos: JAVIER RODRÍGUEZ CHECA | Más de un millar de personas, en su mayoría laicos vinculados a distintas congregaciones aunque también religiosos y religiosas, abarrotaron el pasado 22 de marzo el madrileño Colegio Nuestra Señora del Recuerdo en una exitosa primera edición del Encuentro de Laicos en misión compartida.

Exitosa no solo por las cifras –se agotaron la plazas y varios centenares no pudieron asistir–, sino por el ambiente de fraternidad, colaboración y alegría, y porque realmente se encarnó el lema Juntos somos más.

De principio a fin, la jornada demostró que el laicado vinculado a diversas familias religiosas está vivo, tiene una fuerte presencia en diversos ámbitos sociales y se siente animado a seguir con su misión, es decir, a “salir al encuentro de los hombres”, en palabras del arzobispo de Valencia, Carlos Osoro.

El también vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) participó en el encuentro en virtud de su anterior cargo en la CEE, presidente de la Comisión de Apostolado Seglar, e intervino en la presentación y, al final del día, en la Eucaristía.

Osoro reivindicó el papel de los laicos que, en su opinión, siempre han realizado un importante trabajo aunque no de forma organizada, y, por este motivo, mostró su convencimiento de que “la Iglesia tiene que hacerse presente en el mundo organizadamente”, para así poder “mostrar y acercar el amor de Dios a la historia de los hombres”.

Encuentro de Laicos en misión compartida 22 marzo 2014

El arzobispo Carlos Osoro y Luis Ángel de las Heras, presidente de CONFER

“Debemos experimentar y hacer experimentar la certeza de que Dios nos ama y no estamos solos”, añadió. También advirtió del riesgo del individualismo: “Cuando nos clausuramos en los propios intereses, no hay espacio para los demás. (…) Os invito a que, como laicos, salgáis al encuentro de los hombres, a cambiarles el corazón. Abrid la puertas a los hombres. (…) No estamos en el mundo para hacer proselitismo, sino para atraer a los hombres”.

“Quiénes somos y qué hacemos”

Por su parte, el presidente de CONFER, el claretiano Luis Ángel de las Heras, tras agradecer la excelente organización recalcó la importancia de celebrar la dimensión eclesial de los laicos que viven su fe desde las diversas familias religiosas, y recordó que “los carismas son dones del Espíritu Santo en la Iglesia para seguir a Jesús en formas de vida complementarias”.

Antes de la presentación, todo el salón se recogió en oración, en la que tuvo gran importancia la lectura del Evangelio y la música, con el himno compuesto para la ocasión por la cantautora Maite López y que se titula Con Él.

Tras haber orado y haberse presentado comenzó el trabajo de la jornada, que no pretendió más que responder a las preguntas Quiénes somos y Qué hacemos y compartir reflexiones en talleres de diversas temáticas.

La respuesta al quiénes somos la ofrecieron tres laicos, dos mujeres y un hombre, cada uno desde la realidad en la que vive la fe: María Dolores López Guzmán, de la familia ignaciana; Begoña Rodríguez, cooperadora salesiana; y Chema Pérez Soba, de los maristas.

“Los fieles laicos somos personas que deseamos que nuestro vivir esté tejido por la fe. Nuestra vida no está hecha por parcelas aisladas –el trabajo, la casa o los amigos–, sino que nos reconocemos como personas ligadas a Dios en toda nuestra existencia. Toda nuestra historia está impregnada por la fe. No somos los mismos sin la fe. La fe en Jesús es la piedra angular”, explicó López Guzmán, que, en este sentido, afirma que “religiosos y laicos comparten una misma dignidad y una misma responsabilidad”. “La misión es una y es la misma. Participamos de ella de formas diversas”, añade.

Begoña Rodríguez apostó por una misión compartida y por una mayor corresponsabilidad: “Laicos y religiosos debemos pensar juntos para buscar el bien del otro. (…) Queremos que los pobres dejen de ser pobres. Nos quema la misión y la vamos a multiplicar”.

Por su parte, Chema Pérez Soba insistió en la importancia de la vocación laical y, por ello, dijo que “sin Dios, esto no tiene sentido alguno; somos hombres y mujeres de Dios”.

Una vocación que, según añadió, necesita formación y debe tener siempre dosis de fraternidad y corresponsabilidad: “Esto nos lleva a la multiplicación de la vida, no solo en cuanto a misión, sino a compartir la fragilidad del hombre y poder abrir el corazón a la otra persona”.Encuentro de Laicos en misión compartida 22 marzo 2014

Amplia labor

Tras el quiénes somos llegó el qué hacemos, donde laicos de a pie contaron su experiencia en el trabajo con religiosos en distintos ámbitos: social, educativo y cultural, pastoral, sanitario, laboral

Uno de los testimonios más impactantes fue el de Marta González, vinculada a las Religiosas Adoratrices, que trabajan fundamentalmente con mujeres que sufren la trata de personas con fines de explotación sexual. Con las religiosas comparte la misión en la asistencia a las mujeres que sufren esta esclavitud y en la sensibilización y denuncia social.

Las presentaciones fueron de los más diverso y se utilizaron diversos formatos: palabra, mimo, audiovisual…

La jornada se completó con los talleres, que abordaron cuestiones como la espiritualidad, cómo avanzar en la misión compartida, las redes sociales al servicio del Reino, los laicos y el compromiso social, la Iglesia que somos y soñamos y el reto de la evangelización. Antes, el cantautor cristiano Migueli puso en pie y animó a todo el auditorio con su música, al ritmo de canciones tan conocidas como Somos una familia.

La guinda a una jornada marcada por el buen ambiente y la alegría la puso la Eucaristía que presidió Carlos Osoro y que envió a cada uno de los participantes a hacer realidad en los lugares cotidianos aquello que habían vivido allí

Queda mucho camino por recorrer, pero esta iniciativa ha supuesto ciertamente un impulso al trabajo que tantos laicos realizan de la mano de religiosos y religiosas en todos los espacios de la sociedad, allí donde, como se ha repetido mucho a lo largo del encuentro, se encontrarán con los hombres.

En el nº 2.888 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
28/03/2014
Compartir