Andrea Riccardi: “El espíritu de Asís es el arte de vivir juntos y en paz”

Fundador de la Comunidad de Sant’Egidio

Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de Sant Egidio

PEDRO SIWAK (BUENOS AIRES). Fotos: SOFÍA VANNI | Nacida en Roma en 1968, bajo la renovación alentada por el Concilio Vaticano II, la Comunidad de Sant’Egidio es hoy un movimiento de laicos al que adhieren más de 50.000 personas, presentes en 72 países de cuatro continentes y con una especial preocupación por encarnarse en las periferias existenciales y físicas. La iniciativa partió de un joven que tenía entonces menos de veinte años, Andrea Riccardi. Junto a un pequeño grupo de personas comprometidas, soñaron muy alto… Pero la realidad acabó desbordando hasta sus mejores previsiones.

PREGUNTA.- ¿Cómo se organizan en la Comunidad? Hay jóvenes que se dedican a los niños y quienes asisten a los ancianos.

RESPUESTA.- Cada comunidad se organiza en función de sus fuerzas y necesidades. Pero usted señaló dos aspectos importantes: niños y ancianos. La nuestra es una sociedad de la globalización, pero también de la extensión del Yo. Les negamos espacio a las personas mayores, ya que los ancianos son ahora el pasado. Pero nosotros negamos el espacio a los jóvenes y a los niños también; la nuestra es una sociedad ególatra. Y creo que se debería volver a dar el espacio a los ancianos y a los niños. Una sociedad que niega el espacio a las personas mayores es una sociedad funcionalista y no humana

P.- Justamente, los niños y los ancianos son los que privilegia hoy Bergoglio…

R.- Estas son nuestras líneas de acción desde hace años. Esta es la Iglesia de la caridad, del Concilio, de la simpatía por el hombre. Así es como yo lo siento. En nosotros está la cultura del diálogo y la convivencia. Las grandes reuniones anuales que hacemos en el espíritu de Asís, desde 1986, reúnen a musulmanes, católicos, judíos, cristianos de todas las confesiones, humanistas, no creyentes… Lo hicimos en Roma este año; el próximo será en Bélgica, en Amberes, con motivo del centenario del inicio de la II Guerra Mundial. Damos gran importancia a este diálogo, a este espíritu de Asís. Incluso si alguien nos puede haber criticado, diciendo que es relativismo, nosotros creemos hoy que las religiones conviven y que la gente tiene que dialogar. El espíritu de Asís no es una celebración, es el arte de vivir juntos y en paz. Porque la paz es la gran necesidad de este mundo.

P.- ¿Cuáles serían los próximos objetivos de la Comunidad?

R.- Quedar radicados en los suburbios. La nuestra no es una historia que viene de un plan pastoral. Sentimos que el de la violencia en las periferias es un problema muy importante en América Latina y en África. Hoy, la paz no se hace entre las guerrillas y el gobierno. En la actualidad, el problema está en las afueras, en las ciudades. Hay una violencia mafiosa, que ha llegado a ser como una guerrilla. Tenemos que preguntarnos qué significa hacer la paz; tal vez, hoy, la paz no se hace con las negociaciones, sino que se hace restando la juventud, los niños, a la lógica de la mafia.

Entrevista con Andrea Riccardi [íntegra solo suscriptores]

En el nº 2.886 de Vida Nueva.

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
14/03/2014
Compartir