Papa Francisco: “Mientras cada uno busque acumular para sí, jamás habrá justicia”

papa Francisco en el rezo del Angelus desde la ventana del apartamento pontificio 2 marzo 2014

El Pontífice reitera su deseo de encontrar una “solución pacífica” para Ucrania

papa Francisco en el rezo del Angelus desde la ventana del apartamento pontificio 2 marzo 2014

ÁLVARO ESPINOSA MALAGÓN | Ya recuperado de la leve indisposición que el viernes le impidió visitar el Seminario Mayor de Roma, el papa Francisco, en sus palabras previas al rezo del Angelus este domingo 2 de marzo, pidió no acumular riquezas, pues “solamente llevamos al cielo aquello que hemos compartido con los demás”.

El Santo Padre, centro su alocución en “la divina Providencia”, indicando que “Dios no se olvida de nosotros, de ninguno de nosotros”, algo que en estos momentos, en los que muchas personas viven en condiciones de precariedad, “podría parecer palabras abstractas, si no ilusorias. Pero en realidad son más que nunca actuales”.

El Obispo de Roma recordó “que no se puede servir a dos patrones: Dios y la riqueza. Mientras cada uno busque acumular para sí, jamás habrá justicia. Si, en cambio, confiando en la providencia de Dios, buscamos juntos su Reino, entonces a nadie faltará lo necesario para vivir dignamente”.

El Papa advirtió que “en un corazón poseído por las riquezas, no hay más espacio para la fe. La Providencia de Dios pasa a través de nuestro servicio a los demás, nuestro compartir con los demás. Si cada uno de nosotros no acumula riquezas solamente para sí, sino que las pone al servicio de los demás, la Providencia de Dios se hace visible como un gesto de solidaridad”, indicó el Papa.

Francisco dijo que “el camino que Jesús indica puede parecer poco realista” debido a la situación económica que vivimos en la actualidad; pero, si pensamos bien, “nos conduce a la escala justa de valores”, ya que Jesús dice: “¿No vale acaso más la vida que la comida, y el cuerpo más que el vestido?”.

“Para hacer que a nadie le falte el pan, el agua, el vestido, la casa, el trabajo, la salud, es necesario que todos nos reconozcamos hijos del Padre que está en el cielo, y por lo tanto hermanos entre nosotros, y nos comportemos consecuentemente”, señaló el Pontífice.

En sus palabras posteriores al rezo del Angelus, el papa Francisco dirigió una enérgica llamada a la comunidad internacional para mediar por la paz en Ucrania.

“Les pido que sigan rezando por Ucrania, que está viviendo una situación delicada. Mientras, anhelo que todas las partes del país se esmeren por superar las incomprensiones y para construir juntos el futuro de la nación, para alcanzar una solución pacífica”.

Actualizado
03/03/2014
Compartir