El Papa anima a los obispos españoles a que estén en “verdadero estado de misión permanente”

papa Francisco saluda al cardenal Rouco en la audiencia con los obispos españoles en visita ad limina 3 marzo 2014

Discurso a los 83 prelados que están en Roma con motivo de la visita ‘ad limina’

papa Francisco saluda al cardenal Rouco en la audiencia con los obispos españoles en visita ad limina 3 marzo 2014

Saludo hoy entre el Papa y el presidente del Episcopado, el cardenal Rouco

MIGUEL ÁNGEL MORENO | Una llamada a poner a la Iglesia española en “estado de misión permanente” y una advertencia para que los obispos españoles “no crean estar solos”, sino que confíen en sacerdotes, consagrados y laicos para su tarea, fueron los principales mensajes del papa Francisco en la audiencia conjunta a los 83 obispos españoles en visita ad limina apostolorum al Vaticano. En ella que también tomó la palabra el cardenal Antonio Mª Rouco Varela en representación de la Conferencia Episcopal Española (CEE), quien invitó al Papa a visitar España en 2015, con motivo del quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

En un mensaje sintético, que atravesó varios de los puntos de interés de la Iglesia española en la actualidad, pero que no entró a temas polémicos como el anteproyecto de modificación de la Ley del Aborto o el aspecto de la educación, el papa Francisco diagnosticó en España la existencia de una “indiferencia de muchos bautizados”, que se une a la “cultura mundana” que “arrincona a Dios en la vida privada y lo excluye del ámbito público”.

“A los obispos se les confía la tarea de hacer germinar estas semillas con el anuncio valiente y veraz del evangelio, de cuidar con esmero su crecimiento con el ejemplo, la educación y la cercanía, de armonizarlas en el conjunto de la ‘viña del Señor’, de la que nadie puede quedar excluido. Por eso, queridos hermanos, no ahorréis esfuerzos para abrir nuevos caminos al evangelio”, reclamó el Santo Padre a los purpurados españoles.

En este proceso de anuncio y respeto al “proceso de maduración de cada persona”, Francisco llamó a los obispos a “escuchar a todos de corazón a corazón, con ternura y misericordia, y a buscar lo que verdaderamente une y sirve a la mutua edificación”.

Colaboración con consagrados y laicos

“En esta búsqueda, es importante que el obispo no se sienta solo, ni crea estar solo, que sea consciente de que también la grey que le ha sido encomendada tiene olfato para las cosas de Dios. Especialmente sus colaboradores más directos, los sacerdotes, por su estrecho contacto con los fieles, con sus necesidades y desvelos cotidianos”, dijo el Papa.

Esta colaboración, para Francisco debe apoyarse también en la Vida Consagrada, “por su rica experiencia espiritual y su entrega misionera y apostólica en numerosos campos”. Y los laicos, que “desde las más variadas condiciones de vida y respectivas competencias llevan adelante el testimonio y la misión de la Iglesia”, agregó.

“Misión permanente” a través de la catequesis

“El momento actual, en el que las mediaciones de la fe son cada vez más escasas y no faltan dificultades para su transmisión, exige poner a vuestras Iglesias en un verdadero estado de misión permanente, para llamar a quienes se han alejado y fortalecer la fe, especialmente en los niños”, dijo el Papa, que reclamó un impulso a la catequesis de iniciación, ya que la fe “no es una mera herencia cultural, sino un regalo”, destacó el Papa, y requiere “anuncio incesante y animación constante”.

En este sentido, la preparación al matrimonio y el acompañamiento familiar son aspectos necesarios para Francisco en cuanto la familia es “un valioso agente de evangelización” y un “ámbito de generosidad” que promueve el nacimiento de vocaciones. En este sentido, el Papa recordó el texto de la Asamblea Plenaria de la CEE en 2012 sobre las vocaciones sacerdotales.

El programa del Buen Samaritano

“Finalmente, quisiera subrayar que el amor y el servicio a los pobres es signo del Reino de Dios que Jesús vino a traer. Sé bien que, en estos últimos años, precisamente vuestra Cáritas –y también otras obras benéficas de la Iglesia– han merecido gran reconocimiento, de creyentes y no creyentes. Me alegra mucho, y pido al Señor que esto sea motivo de acercamiento a la fuente de la caridad, a Cristo”, agregó el papa Bergoglio, animando: “Os invito, pues, a manifestar aprecio y a mostraros cercanos a cuantos ponen sus talentos y sus manos al servicio del “programa del Buen Samaritano, el programa de Jesús”.

El Papa también agradeció el servicio de los obispos y les volvió a reclamar una “renovación misionera” en sus últimas palabras. “Seguid adelante con esperanza. Poneos al frente de la renovación espiritual y misionera de vuestras Iglesias particulares, como hermanos y pastores de vuestros fieles, y también de los que no lo son, o lo han olvidado”, finalizó el Papa, antes de impartir su bendición sobre los prelados.

Rouco Varela invita al Papa a visitar España

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, se dirigió al Papa como representante de todos los prelados españoles en su calidad de presidente de la CEE, en un discurso en el que llegó a invitar al Santo Padre a acudir a España el próximo año 2015, con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

“Me hago portavoz de nuestro deseo común, que refleja el de nuestras iglesias, de invitaros a visitar España y confirmar a nuestro pueblo en la fe apostólica. El V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, Santa española y universal si los hay, nos ofrece una oportunidad de excepcional valor evangelizador”, dijo Rouco, en los compases finales de su discurso.

Antes, el arzobispo de Madrid recordó la última visita ad limina del episcopado español, que tuvo que concluir anticipadamente por los problemas de salud del papa Juan Pablo II. “A pesar de sus enormes dificultades de salud, quiso acogernos con su generosa disponibilidad”, recordó Rouco al papa Wojtyla.

“Hoy, Santo Padre, nos alegra encontrarnos con un Papa que nos conoce, conoce a España y a la Iglesia en España, tanto en su historia bimilenaria como en el presente. No olvidamos los Ejercicios que nos predicó a los obispos españoles en 2006, año en que participó también en el Encuentro Mundial de las Familias en Valencia”, apuntó el presidente de la CEE sobre Francisco.

El cardenal señaló las principales preocupaciones del episcopado español, como “la predicación, la catequesis y la educación en la fe”, así como la necesidad “sentida con mucha urgencia” según Rouco de “ayudar a nuestros cristianos a hacerse presente en los ambientes de la cultura, la universidad y la escuela, y, de un modo más acuciante, en el campo del matrimonio, de la familia y de la vida y de las antiguas y nuevas pobrezas que emergieron con fuerza en los años de crisis que estamos atravesando”, agregó el arzobispo de Madrid.

La preocupación por las vocaciones y por los jóvenes –“constante y acuciante”, en palabras de Rouco Varela- también han sido mencionadas en el discurso, en el que destacó la Jornada Mundial de la Juventud de 2011 como un “fruto y estímulo para continuar profundizando”.

El presidente del episcopado español concluyó agradeciendo a Francisco el magisterio impartido en el año de Pontificado, especialmente la encíclica ‘a cuatro manos’ Lumen gentium y la exhortación apostólica Evangelii gaudium.

“El gozo del Evangelio que, como Vicario de Cristo, enseñáis, testimoniáis e irradiáis, queremos hacerlo nuestro para la hora actual, tan exigente, de España: de nuestras familias y comunidades, de sus niños y jóvenes, de sus ancianos, y de todos los que más necesitan descubrir la alegría y la fuerza de la fe: los enfermos y los emigrantes, los que no encuentran un puesto de trabajo o viven en condiciones que no son dignas de la condición humana”, finalizó Rouco.

Audiencia con los obispos restantes

Desde el pasado lunes, el Papa ya ha recibido a 44 obispos. A partir de hoy se sucederán las distintas audiencias separadas con los 39 pastores que forman el segundo grupo.

La agenda de la visita se completa con la Eucaristía en la Basílica de San Pedro que se celebrará el martes 4 de marzo y la misa en San Pablo Extramuros, que será el viernes 7 de marzo.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
03/03/2014
Compartir