El Papa sobre el sacerdote: “Es nuestro hermano y representa a Dios y a la Iglesia”

papa Francisco saluda a los fieles peregrinos en la Plaza de San Pedro audiencia general de los miércoles 19 febrero 2014

Subraya la importancia del presbítero en el sacramento de la Confesión

papa Francisco saluda a los fieles peregrinos en la Plaza de San Pedro audiencia general de los miércoles 19 febrero 2014

ÁLVARO ESPINOSA MALAGÓN | La Plaza de San Pedro volvió a llenarse de peregrinos de todo el mundo, para escuchar las palabras del Papa en la habitual audiencia general de los miércoles, este 19 de febrero. La imagen anecdótica se produjo cuando el viento hizo volar el solideo del Santo Padre, que decidió, no obstante, continuar su discurso.

En su catequesis, el papa Francisco centró sus palabras en el sacramento de la Reconciliación, lo que definió como “un auténtico tesoro, que en ocasiones corremos el peligro de olvidar”.

El Pontífice expresó de manera efusiva que “el perdón de los pecados no es fruto de nuestro esfuerzo personal, sino es un regalo, un don del Espíritu Santo que nos purifica con la misericordia y la gracia del Padre”.

Para ello, el Obispo de Roma recalcó la idea de la importancia de la Confesión, “que renueva los corazones en el amor de Dios y une a todos los hermanos en un solo corazón, en Jesucristo”.

También quiso recordar la importancia de los sacerdotes para llevar a cabo la Confesión: “No basta pedir perdón al Señor interiormente; es necesario confesar con humildad los propios pecados ante el sacerdote, que es nuestro hermano y representa a Dios y a la Iglesia.”

“El ministerio de la Reconciliación es un auténtico tesoro, que en corremos el peligro de olvidar, por pereza o por vergüenza, pero sobre todo por haber perdido el sentido del pecado, que en el fondo es la pérdida del sentido de Dios”, puntualizó el Papa.

Actualizado
20/02/2014
Compartir