Un fin de semana para reengancharse a la fe, con la Pastoral ATP en Salamanca

grupo de participantes de pastoral ATP Salamanca

Las religiosas corazonistas impulsan un innovador proyecto para alejados de la Iglesia


Un fin de semana para reengancharse a la fe, con la Pastoral ATP en Salamanca [extracto]

ROBERTO RUANO ESTÉVEZ. Fotos: ATP | En la era de la globalización, donde no existen límites ni barreras para nadie, nace en Salamanca la Pastoral ATP (A Todos los Públicos), un joven e innovador proyecto de nueva evangelización. Se trata de un espacio, una experiencia, una propuesta de encuentro con Dios dirigida a todo tipo de personas y liderada e ideada por las religiosas de los Sagrados Corazones.

Y es que, como insisten las hermanas, es un proyecto de pastoral que pretende abrirse y ofertarse a todos, sin excepciones. O dicho de otro modo: es una puerta abierta para el encuentro con el Dios de Jesús de Nazaret, fraternal y siempre universal. Una oferta sin peros, sin letra pequeña ni condiciones de última hora.

“Todo el Proyecto ATP surge fruto de una reflexión, de la gran pregunta desde dentro de la propia congregación de los Sagrados Corazones de cómo ayudar a anunciar el Evangelio a gente que pueda estar descolgada de los asuntos de Dios. A gente que, por falta de tiempo, por desengaños en sus experiencias con otros grupos cristianos, se hayan quedado estancados u oxidados”, señala Noemí García, religiosa corazonista y coordinadora de esta pastoral de alejados en la capital charra.grupo de participantes de pastoral ATP corazonistas Salamanca

ATP no pretende ser un proyecto de pastoral más, de esos que se elaboran en los grandes despachos de los obispados y que luego se quedan archivados en sus cajones. “La originalidad de este proyecto radica en su amplitud de miras –abunda Noemí–. Las puertas quieren permanecer abiertas a toda persona, de cualquier edad y en cualquier situación en que se halle su vida”.

Por eso, estas religiosas prefieren hablar de ATP como una pastoral de inclusión, de propuesta, de oportunidad completamente nueva. Todo está pensado para que nadie se quede ni se sienta fuera, para que todos –vengan de donde vengan y sean quienes fueren–, tengan esa oportunidad de encontrar y relacionarse con Dios, con mayor entusiasmo, con un mayor fervor y entrega. Y lo más importante: con absoluta libertad y gratuidad; porque aquí todo comienza y se cierra en un solo fin de semana.

No hay ataduras, tampoco compromisos posteriores de última hora. Cuando todo finaliza, cuando las luces del fin de semana de convivencia se apagan, cada uno de los participantes retorna a su ciudad de origen, a sus respectivas casas. Aquí nada se amarra ni se atrapa. Quiere ser esta una marca específica de la casa: gratuidad absoluta. El poder de la gracia.

Entregados a la Providencia

El primer encuentro se celebró en Salamanca el pasado mes de diciembre. La convocatoria se había hecho de una forma muy original, sobre todo a través de las redes sociales y con unos vídeos colgados en YouTube. “No queríamos que viniera gente que ya nos conociera, gente relacionada con la congregación; eso hubiera sido muy fácil lograrlo a través de nuestros colegios, repartidos por casi toda la geografía española. El objetivo era llegar a gente totalmente nueva y diferente; gente descolgada”, comenta Noemí. El número no era lo realmente importante.grupo de participantes de pastoral ATP corazonistas Salamanca

Al final, quince fueron los asistentes, de distintas edades, diversos puntos de España y diferentes tipos de vida: estudiantes, trabajadores y hasta algún matrimonio. La mayoría de ellos en búsqueda; también insatisfechos de experiencias anteriores, con unas relaciones muy deterioradas con la oración, con Dios y con la Iglesia. Un grupo muy heterogéneo de personas que, en un corto espacio de tiempo, fue capaz de sentirse Iglesia.

La temática del encuentro fue la adoración, con claves para llegar a alcanzar una mirada contemplativa en la vida ordinaria. Primero hubo una parte introductoria más teórica y, luego, otra ya práctica a base de talleres y espacios de contemplación y silencio. En definitiva, convirtieron este primer encuentro en todo un laboratorio de contemplación, buscando, desde la meditación, cómo puede ser en el fondo el corazón de Dios. El broche final lo puso la celebración de la Eucaristía.

El segundo encuentro se celebra en Salamanca este mismo fin de semana. De nuevo, toda la difusión en las redes sociales y en YouToube se encargó de animar a la asistencia. Esta vez, el tema elegido es El espíritu de familia y el ser humano como ser sociable y creador de comunión.

Aún sin datos de asistencia, la hermana Noemí, antes del cierre de esta edición, seguía poniendo todo en manos de la Providencia: “No esperamos que repitan las mismas personas que estuvieron en el mes de diciembre. Si Dios quiere, la gente vendrá. Para nosotras es muy importante lo providencial. Si no sale adelante, si no viene nadie, nosotras seguiremos igual: trabajando en los colegios, en los voluntariados, en los acompañamientos personales y en los demás campos de trabajo”.

Eso sí, a expensas de comprobar cómo funciona todo, ya hay fecha para el tercer y presumible último encuentro del curso: sería el fin de semana del 30 mayo al 1 de junio, y su temática versaría sobre El compromiso y la opción preferencial por los más pobres de la sociedad.

Aunque es muy pronto para hablar de frutos, sobre todo cuando la Providencia y la gratuidad tienen tanto peso en un proyecto como este, la propia Congregación de los Sagrados Corazones está satisfecha por lo conseguido. Así lo expresa Susana Fraile, una de las jóvenes junioras, que califica todo lo está viviendo como “un gran regalo y una grandísima oportunidad en mi período de formación y en mi vida personal”.

Por otro lado, además del Proyecto ATP, estas mismas religiosas corazonistas desarrollan en Salamanca, a lo largo del mes de febrero, el que han bautizado como Proyecto Pándano. Un nombre que hace referencia a Damián de Molokai, quien, en su primera noche en esta ciudad hawaiana, durmió bajo un pándano, un árbol que alberga todo tipo de bichos y bajo el cual no es muy apetecible estar…grupo de participantes de pastoral ATP corazonistas Salamanca

“De la misma manera –comentan a la par Noemí y Susana–, nosotras queremos embellecer el entorno de nuestra ciudad con gestos que nos unan y acorten las distancias con la gente que malvive en la calle. Queremos salir a su encuentro, lograr entablar una conversación con estas personas y compartir con ellas un café. Así, cada noche de este mes, salimos a recorrer las calles de Salamanca con un termo de café descafeinado y con un caldo caliente. Queremos convertirnos en los visitadores de aquellos que nadie mira”. Un proyecto más de inclusión, de todos y para todos, sin excepciones, universal.

Desde un carisma alentado por la reparación, desde el deseo de alentar el Reino de Dios que es mesa compartida donde a ninguno le falta el pan y donde todos encuentran cabida, estas religiosas viven especialmente inclinadas a alentar la dignidad y a trabajar procesos de inclusión y solidaridad para cuantos se encuentran en situaciones de exclusión y de pobreza, aquí y en otros países. Buscan la reconciliación y la transformación del corazón humano en un lugar más cariñoso, justo, solidario y fraterno. Esto es lo que las une como religiosas consagradas, en el ámbito de la marginación y en su diversidad de edades y proyecciones.

Un corazón repartido por los cinco continentes

Los Sagrados Corazones son una congregación religiosa fundada por Henriette Aymer y Pierre Coudrin en París en 1800, en el tiempo posterior a la Revolución Francesa. Formada por religiosas, religiosos y laicos, todos tienen un mismo carisma y misión: contemplar, vivir y anunciar el amor de Dios.

Están presentes en los cinco continentes, a través de 100 comunidades repartidas en 21 países diferentes. En la Provincia de España, son un total de 120 hermanas.

Su espíritu queda recogido en estas palabras de su ideario: “Ante la desigualdad y la injusticia, queremos identificarnos con la actitud y la misión reparadora de Jesús. Él entregó toda su vida al sueño de Dios Padre: un mundo reconciliado y fraterno. Nos unimos a su misión, reconociendo nuestras propias faltas y haciéndonos solidarios con las personas que sufren la injusticia y el odio. Desde esta actitud y misión reparadora de Jesús, nos sentimos invitados a colaborar con todos aquellos hombres y mujeres que trabajan por un mundo de justicia y de amor”.

En el nº 2.882 de Vida Nueva

Actualizado
14/02/2014
Compartir