La fraternidad, camino de paz entre Chile y Perú

delegaciones de políticos de Chile y Perú para hablar de los límites marítimos entre ambos países mayo 2013

Los obispos piden que se acate el fallo de La Haya sobre los nuevos límites marítimos

delegaciones de políticos de Chile y Perú para hablar de los límites marítimos entre ambos países mayo 2013

Delegaciones de ambos países reunidas en mayo en Chile

J. L. CELADA | El presidente de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Peter Tomka, daba a conocer, el pasado 27 de enero, el fallo que define los nuevos límites marítimos entre Chile y Perú, por el que se respeta la línea marítima que defendía Chile, pero hasta las 80 millas marinas, no hasta la demarcación actual de las 200. Desde esas 80 millas se traza ahora una línea equidistante que le otorga a Perú soberanía marítima sobre un espacio controlado durante siglos por Chile.

Mientras en Lima, capital del país que interpuso la demanda en 2008, celebran esta resolución, desde Santiago analizan con preocupación sus consecuencias sobre la pesca, principal actividad económica en la región. Solo los episcopados de ambos países se han mostrado dispuestos a hacer de esta disputa jurídica “una gran oportunidad para reforzar y profundizar en relaciones de cooperación sustentadas en la confianza recíproca”.

Y así lo ponían de manifiesto en una declaración conjunta firmada apenas tres días antes de hacerse pública la esperada sentencia sobre el caso. En ella, los obispos de uno y otro país se dirigen a sus respectivos pueblos para ofrecerles “una palabra común”, habida cuenta de “los innumerables aspectos que nos han unido a lo largo de la historia y que nos seguirán uniendo como pueblos y culturas, más allá de las delimitaciones territoriales y la jurisdicción de los Estados”.

Aspectos entre los que sobresalen “los arraigados valores morales y las profundas tradiciones religiosas”, porque “la fe –recuerdan los pastores– ha sido y es el mejor lazo de integración y la más profunda motivación para trabajar por la paz”.

Respeto y serenidad

El título del documento ya lo dice todo: Cultivemos la Fraternidad, camino para la Paz. Un objetivo que –en palabras del papa Francisco para la Jornada Mundial de la Paz 2014– “implica no dejarse llevar por el afán de ganancia o por la sed de poder”.

En este sentido, y pese a todas las declaraciones de distinto signo realizadas desde ambos lados de la frontera, los representantes eclesiales confiaban ya entonces en que se mantenga “un clima de respeto y serenidad”, y que “la convivencia fraterna, tarea de todos y de siempre, sea fortalecida y consolidada entre nuestros dos países”.

“Esperamos que la determinación de la Corte Internacional de Justicia de La Haya –deseaban al unísono los obispos peruanos y chilenos– sea asumida por ambas partes”. El tiempo dirá si los políticos atienden su llamamiento.

En el nº 2.880 de Vida Nueva

Actualizado
30/01/2014
Compartir