La esclavitud sí existe

Instituciones cristianas denuncian que las víctimas de trata siguen siendo invisibles para la sociedad

mujer en un gesto de protesta contra la violencia de género

FRAN OTERO | Entre los días 20 y 22 de enero, Madrid acogió la celebración bianual de afiliados a COATNET, una red de entidades cristianas de todo el mundo, integrada en Caritas Internationalis, que pretende combatir la trata de seres humanos en sus diversos formatos, o lo que es lo mismo, la esclavitud.

Y es que una de las dificultades que encuentran estas entidades –entre ellas, Cáritas Española, que, además, organizó el encuentro– es la invisibilidad de este problema para la sociedad, porque las personas que son víctimas, esclavas de la trata, que ven violados sus derechos, no tienen voz. Por esto, muestran su “posición clara en defensa de la dignidad humana, el rechazo a la compraventa y explotación de millones de personas en el mundo en beneficio de unas redes criminales cuyo único interés es el dinero”.

Asombra que la trata de seres humanos sea el segundo negocio ilícito más lucrativo del mundo, por encima de las drogas y solo superado por el tráfico de armas. En cualquier caso, las cifras son un misterio, ya que es bastante complicado determinar quién es o no víctima de trata, al margen de que son muchas las personas que no se atreven a denunciar.

En Europa, por ejemplo, el Eurostat indica que en 2010 se identificaron casi 10.000 víctimas en los estados miembros, más de dos terceras partes mujeres, la mayoría destinadas a la explotación sexual.

Por poner una cifra referente a España, Save the Children y la Red Española contra la Trata de Personas estiman que cada año entran en nuestro país entre 40.000 y 50.000 jóvenes y niñas, la mayoría de entre 18 y 25 años, aunque también menores de edad. Y según datos facilitados en el Congreso de los Diputados por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en nuestro país hay más de 7.000 mujeres en riesgo de trata, sobre todo con fines de explotación sexual.

Ante esta realidad, la red COATNET tiene una voluntad clara de actuar y, por ello, se compromete “a intercambiar información y conocimientos sobre su acción, a fomentar la cooperación internacional en la ayuda a las personas traficadas, a prevenir la trata de personas y sensibilizar al público al respecto, y a abogar por políticas eficaces de lucha contra la trata que coloquen a las personas víctimas en el corazón de la formulación de las políticas”.

La esclavitud sí existe [íntegro solo suscriptores]

Suscribirse a Vida Nueva [ir]

En el nº 2.879 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
24/01/2014
Compartir