Claves para la evangelización en la Diócesis de Bilbao

David Díez Llamas y Mario Iceta durante la presentación de la encuesta sobre la Diócesis de Bilbao

Los resultados de una encuesta sobre cómo se percibe a la Iglesia servirán de guía

David Díez Llamas y Mario Iceta durante la presentación de la encuesta sobre la Diócesis de Bilbao

David Díez Llamas y Mario Iceta durante la presentación de la encuesta

VICENTE L. GARCÍA (BILBAO) | La Diócesis de Bilbao encargó a la empresa Ikerfel un estudio sociológico para analizar cómo es la percepción de la Iglesia que tiene la ciudadanía y los voluntarios que colaboran con ella. El trabajo se llevó a cabo el pasado mes de julio sobre una base de 1.090 entrevistas telefónicas a mayores de 18 años.

Los resultados más significativos los reseña el vicario general de Bilbao, Ángel María Unzueta: un 54% de los encuestados se considera “católico” y un 30% “ateo”, “agnóstico” o “no creyente”; el voluntariado responde fundamentalmente al perfil de “mujer mayor de 55”; la falta de valores, según los encuestados, está en el trasfondo de la actual crisis social, y el reparto en la carga de responsabilidad en la transmisión de esos valores se distribuye entre instituciones educativas (27%), la Iglesia e instituciones religiosas (21%) y la familia (16%).

En la valoración global, las comunidades locales salen mejor paradas que la Iglesia más institucional; así, de la Diócesis de Bilbao se destaca su labor social, muy por encima de la dimensión litúrgica y celebrativa.

En cuanto a la contribución en el sostenimiento económico, tan solo la mitad de los católicos que hacían la declaración de la renta marcaba la casilla correspondiente a la Iglesia católica. Dicho porcentaje oscila entre el 73% entre los católicos practicantes y el 29% entre los católicos no practicantes. Los católicos no practicantes han tendido a marcar más la casilla destinada a otros fines sociales.

Los datos de este estudio fueron presentados conjuntamente, además de por el vicario general de la Diócesis, por el obispo de Bilbao, Mario Iceta, y por el coordinador y responsable de este trabajo, David Díez Llamas.

En declaraciones a Vida Nueva, el obispo de Bilbao explicó que “es muy bueno saber en qué territorio nos movemos” y que el estudio “es muy interesante para nuestro Plan Diocesano de Evangelización”, que está en fase de evaluación, y tendrá dos referentes importantes, según el propio Iceta: “La Evangelii gaudium y las estadísticas que nos permiten conocer qué realidad tenemos que evangelizar”.

Por su parte, Ángel María Unzueta añadió que “la exhortación papal y la encuesta llegan en un momento muy oportuno, diría que providencial, justamente cuando se quieren definir las apuestas para los próximos años.”

Entre los ámbitos que se consideran prioritarios trabajar están el de la comunicación y el de la juventud. “La diócesis está empeñada desde hace años en cuidar la comunicación. De hecho, esta encuesta es un paso para mejorarla”, explicó Unzueta. Esta preocupación se ha hecho patente en la labor desarrollada precisamente desde la delegación diocesana de Medios de Comunicación y sus diversos canales de información, especialmente la web diocesana, la revista Alkarren Barri y la presencia diocesana en Radio Popular.

Trabajo con jóvenes

Para el vicario general de Bilbao, uno de los objetivos más importantes en esa tarea comunicativa es la juventud: “La juventud y la actualización del mensaje están siendo abordados en iniciativas como Gazteliza, Bika Eguna y otros encuentros. Se trata de jóvenes que ya están en el ámbito eclesial. La encuesta nos enfrenta, una vez más, al reto de sumarnos a iniciativas al servicio de la juventud en general, que habrá que concretar en las futuras opciones pastorales y evangelizadoras de la diócesis”.

La primera consecuencia de este estudio, que fue presentado al Consejo Episcopal de la Diócesis, ya es una realidad. Se trata de un decálogo que indica las principales prioridades en la evangelización: “Tenemos una gran responsabilidad en comunicar valores (1); comunicar mejor lo que hacemos (2); tener una imagen más moderna (3); transparencia total (4); intensificar el compromiso con las dificultades actuales y los problemas de la gente de hoy (5); acercarse a las personas, atenderlas cara a cara y ser proactivos (6); poner cara a las cosas que hacemos (7); austeridad, tener los medios necesarios pero ser muy austeros (8); veracidad y coherencia, predicar con el estilo de vida (9); y poner en marcha a los jóvenes (10)”.

En el nº 2.874 de Vida Nueva

Actualizado
05/12/2013
Compartir