El Papa sobre el VIH: “Que todo enfermo sin excepción pueda acceder a los cuidados que necesita”

papa Francisco saluda a la gente antes de celebrar misa en una parroquia primer domingo de Adviento 1 diciembre 2013

El primer Domingo de Adviento coincidió con el Día Mundial de la Lucha contra el Sida

papa Francisco saluda a la gente antes de celebrar misa en una parroquia primer domingo de Adviento 1 diciembre 2013

Por la tarde, el Papa celebró la eucaristía en una iglesia romana

ÁLVARO ESPINOSA MALAGÓN | Nuevamente, en una plaza de San Pedro abarrotada por miles de peregrinos, el papa Francisco rezó el Angelus ayer 1 de diciembre, en el primer Domingo de Adviento (tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo). Era, además, el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, y el Pontífice tuvo palabras de recuerdo con los afectados por esta enfermedad.

Después de saludar a los fieles, y antes del rezo del Angelus, el Papa explicó cuál es la meta y el camino del nuevo año litúrgico, citando palabras del profeta Isaías: “Es una peregrinación universal hacia una meta común, que en el Antiguo Testamento es Jerusalén, donde surge el templo del Señor, porque desde allí, de Jerusalén, ha venido la revelación del rostro de Dios y de su ley. La revelación ha encontrado en Jesucristo su cumplimiento, es el templo del Señor, Jesucristo”.

“Él mismo se ha vuelto el templo –continuó–, el Verbo hecho carne: es Él la guía y al mismo tiempo la meta de nuestra peregrinación, de la peregrinación de todo el Pueblo de Dios; y a su luz también los demás pueblos pueden caminar hacia el Reino de la justicia y hacia el Reino de la paz”

El Pontífice puso como ejemplo de este modo de ser y de obrar en la vida, a la Virgen María, a la que definió como “una sencilla muchacha de pueblo, que lleva en su corazón toda la esperanza de Dios. En su seno, la esperanza de Dios ha tomado carne, se ha hecho hombre, se ha hecho historia: Jesucristo”.

El momento de más emotividad en la plaza se produjo después del rezo mariano, cuando el Papa argentino, con motivo del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, pidió que todo enfermo tenga acceso a “los cuidados que necesita”.

Alabó la labor de los misioneros y agentes “por el compromiso silencioso”, ya que expresa la cercanía de la Iglesia “a las personas que padecen, en especial a los niños”. Además, pidió un rezo “por todos, también por los médicos e investigadores”.

Finalmente el Papa saludó con afecto a todos los peregrinos presentes, a las familias, las parroquias y las asociaciones. En particular, a los provenientes de Madrid, al Coro Florilège de Bélgica, a la asociación italiana Familias Unidas y a la Asociación Artística Obrera de Roma.

Actualizado
02/12/2013
Compartir