Buscando al nuevo secretario de la CEE: el perfil es ser puente

La elección de la semana que viene puede orientar la próxima renovación del resto de cargos

sala de las asambleas plenarias de la CEE vacía

FRAN OTERO | Madrid acogerá del 18 al 22 de noviembre la 102ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE), que tendrá como trabajo más relevante la elección de un nuevo secretario general y portavoz, una vez que Juan Antonio Martínez Camino, también obispo auxiliar de Madrid, abandona el cargo al haber cumplido dos mandatos, o lo que es lo mismo, un total de 10 años.

Años durante los que se han sucedido numerosos documentos, polémicas, dos grandes beatificaciones y algún que otro viaje papal. Unos harán un balance positivo; otros, negativo. Martínez Camino se va satisfecho, tal y como puso de manifiesto en su última rueda de prensa en la sede de la CEE, en la madrileña calle Añastro: “Me voy contento porque he podido servir a los obispos y a la Conferencia Episcopal, que es un organismo colegiado de servicio a la Iglesia que peregrina en España… Ha sido una gracia, una suerte inmerecida para mí”.

Pero no se trata ahora de abordar el pasado –aunque no hay que perderlo de vista–, sino de mirar al futuro, de sentar las bases de lo que un candidato a secretario general de una Conferencia Episcopal debe tener y, en concreto, en el contexto particular de España.

Veamos lo que dicen los Estatutos de la CEE sobre esta figura tan importante, que no tiene que ser ocupada obligatoriamente por un obispo o sacerdote. En primer lugar, recuerdan que es “un instrumento al servicio de la Conferencia para su información, para la adecuada ejecución de sus decisiones y para la coordinación de las actividades de todos los organismos de la Conferencia”.

“Errores que no se deben repetir”

Con la experiencia de haber trabajado en la CEE como vicesecretario de comunicación cuando ocupaba la secretaría general el hoy arzobispo emérito Fernando Sebastián, Joaquín Luis Ortega apunta algunos de los errores que, en su opinión, no se debe repetir.

Antes de nada, lamenta que se haya apartado a María Encarnación González Rodríguez de la Oficina para las Causas de los Santos –llevaba 13 años en el cargo–, en lo que, dice, es “un muy mal paso” en el camino de la renovación de secretario y de presidente del Episcopado este mes y el próximo marzo respectivamente. “Es un mal signo”, apostilla.

En declaraciones a Vida Nueva, apunta que antes de la elección tiene que haber espacio para la reflexión sobre lo que la CEE significa en la Iglesia y en España. “Tienen que ser unas jornadas de mucha sensatez y de profundidad. El preámbulo de la destitución de una persona como Encarnación, que ha hecho una labor inmensa, me parece que no es empezar con la puerta abierta. Es evidente que para acertar en los cambios hay que pensar en la Iglesia de hoy, en los problemas de la España de hoy. Hay que mirar al futuro, pero creo que esta vez, más que nada, hay que mirar al pasado”.

Así, Ortega, sacerdote y periodista con una amplia y reconocida trayectoria, señala, de cara al futuro, que “no deben ser nunca presidente y secretario de la Conferencia Episcopal el obispo de una diócesis y su auxiliar”. “Suena a monopolio. Ha sido una torpeza en estos últimos años”, añade.

En segundo lugar, declara que el secretario general que sea elegido “no debe absorberlo todo, porque probablemente no es competente en todo ni puede llegar a todo”. “Por eso es bueno tener vicesecretarios. El secretario es la referencia de toda la organización, pero no debe ser el factor universal. Tiene que ejercer de puente, no puede serlo todo. Si vuelve a ocurrir, será otra torpeza”, afirma.

Otro de los que ha hablado sobre el perfil de secretario general que necesita la Iglesia en España hoy –son muchos los que han rehusado manifestarse al respecto– ha sido el presidente de Juventud Obrera Cristiana (JOC), Ernesto Morales, que apunta algunas claves: “Pensamos que, como todo cristiano, ha de tener un perfil evangélico. Antes, y a la vez que todas las capacidades técnicas que la responsabilidad requiere, creemos que ha de ser una persona con calidad humana, que se crea y viva el Evangelio de Jesús”.

Buscando al nuevo secretario de la CEE: el perfil es ser puente [íntegro solo suscriptores]

Suscribirse a Vida Nueva [ir]

En el nº 2.871 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
15/11/2013
Compartir