Escuelas Católicas: “El diálogo en torno a la reforma educativa ha sido insuficiente y mal planteado”

José María Alvira, secretario general de Escuelas Católicas

Entrevista con el secretario general, José María Alvira, ante el nuevo curso escolar

José María Alvira, secretario general de Escuelas Católicas

“El diálogo en torno a la reforma educativa ha sido insuficiente y mal planteado” [extracto]

F. OTERO | El curso escolar está a punto de comenzar. Nos esperan meses intensos, marcados por la LOMCE y por los recortes en educación. De hecho, el debate público se ha endurecido en las últimas semanas, con motivo del inicio de las clases, en torno al ajuste en las becas. Cuestiones que afectan a todo el ámbito escolar, incluida la escuela católica, que, además, se marca tareas y proyectos concretos.

Así lo explica José María Alvira, secretario general de Escuelas Católicas, a Vida Nueva: “En este nuevo curso seguiremos de cerca las cuestiones legislativas que afectan a la educación, sobre todo la LOMCE, con su trámite parlamentario y desarrollo reglamentario posterior. También mantenemos la preocupación por los recortes y, en definitiva, por la viabilidad de nuestros centros. A nivel más particular, como cada dos años, en noviembre celebraremos nuestro congreso con el objetivo de reforzar la identidad y unidad de nuestros centros, para reflexionar y reforzarnos. Además, mantendremos la labor cotidiana de apoyo a centros y titulares en aspectos jurídicos, pedagógicos, pastorales, formativos…”.

Alvira apunta que una de las necesidades más inmediatas de la escuela concertada católica tiene que ver con la viabilidad y con la identidad. “Hay una preocupación por la viabilidad de los centros y también por su identidad, pues sigue disminuyendo la presencia de religiosos. Debemos reflexionar sobre cómo mantener y reforzar la identidad y buscar nuevas formas de titularidad. Creo que se está haciendo una gran labor por parte de los laicos”, añade.

Sobre esta última cuestión, subraya que se están tomando medidas desde la organización que dirige, las congregaciones religiosas y diócesis, e insiste en la necesidad de formación de laicos para cargos directivos. De hecho, reconoce que esta preocupación no solo ocupa a los centros católicos de España, sino a los de toda Europa.

Sin embargo, como apuntaba Alvira anteriormente, lo que más va a resonar este curso es la reforma educativa, en la que Escuelas Católicas no espera grandes modificaciones. “El Ministerio de Educación expresa deseos de diálogo, pero no ha sabido o no ha querido hacerlo de manera adecuada. No se puede decir que no haya habido diálogo, sino que el que ha habido ha sido insuficiente y mal planteado. No esperamos un cambio de postura”, explica, al tiempo que lamenta que desde otros grupos se siga manteniendo una postura inflexible y de oposición frontal, “cayendo en el mismo error que el Gobierno”.

ministro de Educación José Ignacio Wert reunido con representantes escuela concertada

Reunión del ministro Wert con representantes de la escuela concertada en 2012

El propio secretario general de Escuelas Católicas recriminó esto mismo a todos los grupos parlamentarios el pasado 4 de julio, en su comparecencia sobre la LOMCE en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados. Entonces, como ahora confirma, los ecos de su intervención fueron positivos y, de hecho, algunos grupos mostraron su disposición a escuchar y ayudar a hacer realidad las demandas de los centros concertados católicos. Sea así o no, Alvira apunta que “continuarán trasladando sus inquietudes y enmiendas”.

Concienciar a los padres

Una labor que se extiende también a la sociedad en general, pues existe la creencia, sobre todo a raíz de la difusión de titulares por parte de algunos sectores, de que la ley Wert es la ley de la concertada. “No lo es –continúa Alvira– y, de hecho, hay muchos asuntos que quedan sin resolver. Nos gustaría que se incluyesen nuestras demandas para clarificar el papel de la concertada”.

Algunas de estas demandas tienen que ver con la organización del sistema educativo, la autonomía de los centros y los conciertos económicos.

En este sentido, pretenden contar con el apoyo de los padres, un apoyo que ya manifiestan en la demanda de plazas para los centros católicos. “Hay que informar y concienciar a los padres para que no se dejen llevar por algunos lemas –“la LOMCE es la ley de la concertada” o “la concertada tiene privilegios”–, pues en el fondo les toca a ellos defender este tipo de educación. Nos gustaría incrementar la información y procurar que la situación y necesidades reales de la concertada lleguen a la opinión pública”, añade Alvira.

En la línea de falsas afirmaciones y creencias, Escuelas Católicas renueva, a través de su secretario general, su compromiso con los más necesitados en todos los sentidos: económico, cultural, afectivo, intelectual… “Son una preocupación constante y queremos que su atención sea sistemática. De hecho, uno de los factores de calidad e identidad de nuestros centros es y tiene que seguir siendo la atención a los más débiles”.

Otra de las cuestiones fundamentales es la formación del profesorado, que este año adquiere aún mayor importancia. De hecho, desde algunas comunidades autónomas, como la de Madrid, ya se ha propuesto reforzar este aspecto, una tarea que desde los colegios católicos se atiende con prioridad desde hace años. “Lo más significativo es que la formación que ofrecemos o que ofrecen los titulares de los centros tiene que ver con los proyectos educativos, de modo que estos se ven reforzados. No son solo proyectos individuales”, apunta José María Alvira, que insiste en la importancia de la formación de directivos, así como la que tiene que ver con las nuevas tecnologías.

Finalmente, también estarán en la agenda los habituales encuentros con la jerarquía eclesial, en concreto, con la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española (CEE), para alcanzar acuerdos. “No vamos a ocultar que hay diferencias, pero creo que, a través del diálogo, y ambas partes estamos dispuestas a ello, podemos avanzar. Nuestra voluntad es sentirnos en comunión con la Iglesia, pero una comunión que signifique también atención a nuestros puntos de vista”, concluye.

Escuela creativa

Uno de los platos fuertes del curso será el XII Congreso de Escuelas Católicas, que este año se celebra en Valladolid del 21 al 23 de noviembre bajo el lema Escuela Creativa. Emprender. Participar. Dar sentido. Una reunión abierta a entidades titulares y centros y que pretende abordar algunos de los desafíos sociales y educativos que hoy se plantean.

Y uno de ellos, como reconoce José María Alvira, es la formación de personas con iniciativa, que puedan emprender actividades, promover la participación y dar sentido… Todo desde la óptica del Evangelio.

Intervendrán, entre otros ponentes, fray José Rodríguez Carballo, secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica; Carla Rinaldi, experta en aprendizaje y creatividad; Juan Carrión, profesor en ESIC y en la Universidad Complutense de Madrid; Greg Whitby, director de la Escuela Diocesana de Parramata (Australia); Dolors Reig, profesora de la Universitat Oberta de Catalunya; y Christian Felber, profesor de Economía, escritor, bailarín y mejor comunicador del año 2010 en Austria.

En el nº 2.861 de Vida Nueva

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
06/09/2013
Compartir