Un curso de cambios y viejos desafíos

Cartel de las beatificaciones de los mártires del siglo XX, que serán en Tarragona

La crisis, la enseñanza y los relevos en la cúpula episcopal marcan el nuevo curso

Obispos en la plenaria de abril de la Conferencia Episcopal

Un curso de cambios y viejos desafíos en la CEE xtracto]

FRAN OTERO | El verano y las vacaciones se acaban. Vuelve Vida Nueva. A la vuelta de la esquina está un nuevo curso, que para la vida eclesial en España estará marcado fundamentalmente por los cambios en la cúpula episcopal y por viejos retos. Cronológicamente, aquello que marca la ya definitiva puesta en marcha del curso 13-14 será la vuelta al cole de niños y jóvenes, un nuevo año escolar que destacará por la próxima aprobación de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Una propuesta legislativa que interesa, y mucho, a la Iglesia católica, a los colegios concertados, familias y obispos. Parece que en torno a la asignatura de Religión se ha alcanzado una fórmula que coloca a la materia en el lugar que le corresponde, si bien es cierto que esta decisión ha generado, y probablemente generará, polémica, avivada sobre todo desde algunos sectores políticos.

Más importantes, y con menos eco mediático, son algunas cuestiones sobre las que Escuelas Católicas ha hablado, incluso en sede parlamentaria, a través de su secretario general, José María Alvira.  Algunas de ellas son el reconocimiento del derecho al concierto, de modo que la concesión no quede a expensas de decisiones administrativas, así como la promoción de la autonomía de los centros y la adecuación del módulo económico al coste real de la plaza.  Estas son las cuestiones que los centros concertados católicos reclaman para que se garantice su viabilidad, y por ende, el cumplimiento del derecho de libertad de enseñanza y el derecho a la educación. Ahora mismo, y como ya dijo Alvira, la ley “tiene muchas lagunas”.

Crisis económica

Al igual que la educación, son muchos otros los asuntos que habrá que recuperar a lo largo de los próximos meses. Por ejemplo, habrá que esperar para ver cómo queda la Iglesia en la Ley de Transparencia que ha promovido el Gobierno de Mariano Rajoy, a la que la CEE ya ha respondido con buena predisposición, o si, al fin, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, reforma la ley del aborto. Sin embargo, la cuestión pendiente y urgente que más preocupa a la Iglesia sigue siendo la crisis económica y las consecuencias que está teniendo en la población.

Será un curso en el que habrá que seguir dando respuesta a los problemas del desempleo, desahucios, ajustes y recortes… Ahí está Cáritas trabajando, cada vez más, en la atención de las necesidades básicas de un gran número de familias españolas, una labor acompañada por la reflexión sobre causas y consecuencias de las situación actual y propuestas de futuro. Y ahí están tantas instituciones eclesiales, congregaciones religiosas y fieles de a pie respondiendo a la llamada de los últimos.

Cartel de las beatificaciones de los mártires del siglo XX en TarragonaPor otra parte, este periodo también será importante para algunas congregaciones religiosas que están inmersas en un proceso de reestructuración. Es el caso de la Compañía de Jesús, que afrontará los últimos pasos para convertirse en una única provincia en septiembre de 2014, después de que se adelantase un año la reorganización. También la Orden de los Agustinos Recoletos trabajará estos meses en la reflexión, el estudio y en propuestas para presentar al Consejo General, que se celebrará en 2014, una síntesis de lo que debiera ser la reorganización y revitalización de la orden. Por su parte, los y las carmelitas ultimarán los preparativos para el V Centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús en 2015.

Pocos días después de que comience este curso, tendrá lugar el gran evento eclesial de este año en España: la beatificación de 522 mártires del siglo XX, que se realizará en Tarragona el próximo 13 de octubre presidida por el cardenal prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Angelo Amato.

Este hito, organizado en el marco del Año de la fe y que se incluye en el Plan Pastoral de la Conferencia Episcopal Española, cuenta también con un mensaje ad hoc aprobado por los obispos en la Plenaria del pasado mes de abril y titulado Los mártires del siglo XX en España, firmes y valientes testigos de la fe. Será un reconocimiento a aquellos que murieron por la fe en Jesucristo y una oportunidad para presentarlos como modelo a todos los creyentes. Una celebración que no va contra nadie –no es extraño que surjan polémicas–, como dijo el anfitrión y arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol, en una entrevista en Vida Nueva (nº 2.854): “En una beatificación no condenamos a los verdugos”.

Madrid y Barcelona

A nivel mediático, tendrá gran repercusión el relevo en dos sedes episcopales de referencia en nuestro país: Madrid y Barcelona. Los cardenales Antonio María Rouco Varela y Lluís Martínez Sistach están a la espera de que el papa Francisco acepte su renuncia, presentada ya hace más de dos años. Dos nombramientos que pueden marcar el rumbo, y los líderes, de la Iglesia en España los próximos años.

Cambios que también llegarán a la CEE, pues a la elección de nuevo portavoz y secretario general –habrá un nuevo rostro tras diez años– en la próxima Asamblea Plenaria de noviembre, hay que añadir las elecciones de la reunión de obispos de primavera. Entonces, salvo cambios de fecha o adelantos, se elegirá nuevo presidente y vicepresidente, así como los obispos responsables de cada departamento. Se cerrará así la etapa de Rouco Varela como cabeza más visible en la Iglesia española tras 12 años, cuatro mandatos repartidos en dos periodos: de 1999 a 2005 y de 2008 a 2014, como presidente del Episcopado.

Son estas algunas de las cuestiones más importantes del nuevo curso que tendrá, como los anteriores, una vida ordinaria marcada por el trabajo en parroquias, diócesis, congregaciones religiosas, movimientos… cada uno según su carisma y tarea. Volverán las catequesis, el Domund, la campaña de Manos Unidas, el trabajo en las distintas universidades católicas y facultades de teología, se sucederán los distintos tiempos litúrgicos, la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, convivencias, conmemoraciones… y tantos eventos y propuestas que la Iglesia en España promueve. ¡Bienvenido al 13-14!

En el nº 2.860 de Vida Nueva

Actualizado
29/08/2013
Compartir