“Los jóvenes sois el presente esperanzado de esta sociedad”

El arzobispo de Río preside la misa de inauguración de la JMJ 2013

misa de inauguración de la JMJ Río 2013 23 julio

El icono mariano de la JMJ, en la misa de inauguración ayer

VIDA NUEVA | La “magnífica acogida”, como reconoció el propio Francisco que le habían brindado, el día anterior, a su llegada a Río de Janeiro; miles de personas, se volvió a repetir al día siguiente, el martes 23,en la playa de Copacabana, esta vez para participar en la Misa de apertura de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2013.

Ahora fue el arzobispo titular Orani João Tempesta, quien abrió los brazos al más de medio millón de peregrinos llegados de todo el mundo.

Esa jornada –sin actividad en la agenda oficial del Papa, que aprovechó para descansar– sirvió para que los grupos de distintas nacionalidades fuesen estrechando lazos de fraternidad, pero también para enmarcar claramente –como hizo el arzobispo Tempesta en su homilía– el objeto de lo que se pretende con esta 28ª edición de estos encuentros juveniles: ser el “centro de la Iglesia, viva y joven”.

“Todos los caminos nos conducen aquí. Habéis venido de diferentes partes del mundo para compartir la fe y la alegría del discipulado. Esta felicidad nos fortalece y nos invita a ir al encuentro de otros jóvenes, a hacernos misioneros en todas las naciones”.

El arzobispo recordó cuando su Archidiócesis fue elegida para suceder a Madrid en la lista de las JMJ, anuncio que hizo Benedicto XVI al finalizar la misa de clausura de aquel encuentro en España, en 2011. Y para el papa ahora emérito tuvo palabras de reconocimiento y agradecimiento.

misa de inauguración de la JMJ Río 2013 23 julio

Llegada de obispos a la misa de inauguración de la JMJ

Sin embargo –añadió–, “providencialmente”, este día estaba destinado a ser el que inaugurase una JMJ, por segunda vez, en América Latina, que acogiese “el primer viaje apostólico del primer Papa latinoamericano de la historia, el papa Francisco, que llegó para presidir este hermoso e importante momento en la vida de la Iglesia en estas tierras de São Sebastião”.

“Protagonistas de un mundo nuevo”

Ya dirigiéndose a los jóvenes, les dijo que estaban llamados “a ser protagonistas de un nuevo mundo” y les invitó a testimoniar lo que iban a vivir esos días cuando regresen a sus países. “El mundo necesita gente joven como vosotros”, enfatizó ante un público que acogía con fervor sus palabras.

También le caló hondo la afirmación de que “sois el presente esperanzado de una sociedad que espera que su crisis de valores tenga una solución”. “Tenemos muchas barreras e injusticias que superar. Vamos a construir puentes en lugar de muros y obstáculos. El mundo entero, a través de vosotros, presentes en esta ciudad, necesita testimoniar la solidaridad, la participación y la aceptación del amor de Cristo Redentor. Es hora de despertar la confianza y la esperanza para que se conviertan en actitudes para un mañana de luz”, añadió.

En la ceremonia de apertura, en la que también participaron más de un centenar de obispos de los 250 que han confirmado su presencia en estos días, tomó la palabra el cardenal Stanislaw Rylko, presidente del Pontificio Consejo para los Laicos, dicasterio del que dependen estas jornadas.

“Esta es una JMJ particular. Después de 26 años vuelve a América Latina, un continente joven, un continente de la esperanza”, dijo el cardenal polaco, recordando la palabras de Juan Pablo II en la lejana cita juvenil de Buenos Aires.

Y también es particular esta de Río porque, preparada por Benedicto XVI, la preside el primer papa latinoamericano. “Los caminos del Señor son inescrutables”, dijo Rylko para luego, parafraseando a Francisco, pedir a los jóvenes “derribar los mundos del egoísmo e ir con valentía a las periferias geográficas”. “Cristo os necesita, jóvenes. Cristo necesita vuestra fe joven”, concluyó el purpurado.

En el nº 2.858 de Vida Nueva.

Actualizado
24/07/2013
Compartir