“La labor de la Iglesia en España es insustituible”

La Memoria de Actividades de 2011 refleja que sigue haciendo más con menos

sacerdote da la comunión a una chica

FRAN OTERO | La Iglesia no baja el ritmo de sus actividades y servicios aunque la crisis económica que atraviesa España sea más acuciante. Así se deduce de la Memoria de Actividades 2011 presentada el pasado 13 de junio en Madrid por el vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal, en lo que es un ejercicio de transparencia con la ciudadanía y un compromiso con el Estado.

Un trabajo al que, además, se ha añadido el respaldo de la prestigiosa auditora internacional PWC, que, en un informe de aseguramiento, concluye que la Memoria elaborada por la CEE “ha sido preparada de forma adecuada y fiable en todos sus aspectos”. Un paso más en el objetivo de la transparencia en un contexto, además, donde los ciudadanos la reclaman y el Gobierno la promueve con una ley al respecto.

Ley sobre la que se especula que entrará la Iglesia, aunque, como dijo Barriocanal en rueda de prensa, no han recibido llamada alguna. “Nuestro objetivo es ser lo más transparentes posibles, porque la transparencia conduce a un mayor compromiso”, añadió.

Más atención social

Lo que refleja la Memoria de Actividades 2011 no dista mucho de la del ejercicio anterior, presentada justo hace un año: la Iglesia sigue haciendo más, sobre todo en atención caritativa y social.

Durante ese año, la Iglesia atendió a 4,3 millones de personas –en 2010, fueron 4,1 millones– en sus necesidades básicas a través de 7.743 centros como comedores sociales, centros de acogida, de promoción laboral y de víctimas de violencia, parroquias, hospitales…

En total, sacerdotes, seglares y voluntarios dedican a la pastoral más de 49 millones de horas, tiempo que, si tuviese que ser contratado en el mercado, supondría un gasto de 1.957 millones de euros. La Iglesia, sin embargo, aplicando criterios de gratuidad de recursos y de eficiencia en su utilización, ha gastado 818 millones de euros, o lo que es lo mismo, se ha ahorrado 1.139 millones. En resumen, cada euro que se invierte en la Iglesia rinde como 2,39 euros en su servicio equivalente en el mercado.

Todos estos datos reflejan, como señaló Barriocanal, que “la sociedad española no se puede concebir hoy sin la presencia de la Iglesia”. “Es imposible, pues la labor de la Iglesia es ingente”, añade. Y, por ello, la CEE recuerda, inmersos en la Campaña de la Renta y con el lema La Iglesia con todos, por una sociedad mejor, la importancia de marcar la casilla de la Iglesia.

Más sobre los gastos y los ingresos de la Iglesia española, en el artículo completo disponible solo para suscriptores

En el nº 2.853 de Vida Nueva.

Actualizado
21/06/2013
Compartir