El encuentro con Francisco, gracia y compromiso

Análisis en exclusiva de uno de los participantes de la reunión entre el Papa y la CLAR

papa Francisco con la presidencia de la CLAR junio 2013

El Papa, con miembros de la CLAR el 6 de junio

JOSÉ MARÍA ARNAIZ, SM | Ha sido una gracia, que se ha convertido para mí en compromiso, el encuentro con Francisco vivido el 6 de junio junto con la presidencia de la CLAR (Confederación Latinoamericana de Religiosos). Es verdad que tiene la sonrisa contagiosa que no tenía, la serenidad que no siempre transmitía, una confianza que viene de estar en las manos del Padre y que, solo a veces, se encontraba en él, una nueva ternura de padre y hermano.

Tiene la sencillez, el sentido pastoral, la credibilidad, el aire latinoamericano, lo mucho y bueno aprendido en la escuela jesuita y de la Vida Religiosa, el hablar claro y directo y el compromiso con los pobres que siempre le acompañó. Me cuento entre los que un día lo vio como una figura emergente y ahora como una realidad maravillosa. El papa Francisco ha sorprendido y va a seguir sorprendiendo.

Lo que uno más oye y ve en el entorno romano y del Vaticano es que con Francisco ha llegado un nuevo aire fresco que oxigenará la vida de la Iglesia. También se escucha que, con su pontificado, se está perturbando, para bien, la imagen tradicional que tenemos de los papas.

Del encuentro, quedé muy impresionado con sus gestos, sus palabras y la calidad de su presencia. Entre los gestos, estuvo el habernos sentado a todos en torno a él; el haberle visto tan sencillamente vestido; el cariñosísimo abrazo de comienzo y de final del encuentro; el transmitir una constante y espontánea sonrisa que, según él, es “gracia de Estado” por ser papa.

Abrir puertas

Habló de lo cotidiano, de lo importante de la expresión de la ternura; también entró en los grandes temas: el poder en la Iglesia no puede ser tan centralizado en Roma y concentrado en su persona, en el papa; se refirió a los grandes planteamientos del momento socioeconómico tan inhumano; para él, no son pocos los que están empeñados sistemáticamente en que haya pobres y en que sean muchos.

Tenemos el papa que necesitamos,
y casi diría que no nos lo merecíamos.
Palabras suyas son las que nos invitan
a cuidar la profecía, pero sin irritar a la gente,
con una auténtica misericordia.

Tenemos el papa que necesitamos, y casi diría que no nos lo merecíamos. Palabras suyas son también las que nos invitan a cuidar la profecía, pero sin irritar a la gente, con una auténtica misericordia. Está claro que no se va a olvidar de los pobres, y está claro, también, que se va a empeñar en conseguir una Iglesia que sea visiblemente samaritana.

Tengo que añadir un par de párrafos para hablar del después del encuentro. La CLAR ha tenido que declarar que lamenta profundamente la publicación de un texto que recoge la conversación tenida con el Papa con ocasión de este encuentro.

En ese texto, se hace referencia a algo muy concreto: a que el Papa hubiera dicho que se habla de la existencia de un lobby gay en la Curia romana. La noticia ha recorrido el mundo. Y esto nos lleva a las conclusiones más diversas…

El encuentro con Francisco, gracia y compromiso, íntegro solo para suscriptores

En el nº 2.853 de Vida Nueva.

Actualizado
21/06/2013
Compartir