Migrantes: comunión y dignidad

23 Jornadas Nacionales de Delegados de Migraciones 2013, foto de familia

Los delegados de Migraciones de toda España analizan la situación actual y marcan las prioridades de su trabajo

grupo de inmigrantes en España

Migrantes: comunión y dignidad [extracto]

FRAN OTERO | Alcalá de Henares acogió los pasados 6, 7 y 8 de junio las 23ª Jornadas nacionales de delegados y agentes diocesanos de Migraciones con el título Nueva evangelización y migraciones. Un evento, como el de años anteriores, marcado por la grave crisis social y económica que vive España y que afecta, más que a nadie, a los inmigrantes. Y, entre estos, a los que se encuentran en situación irregular, que han perdido, por ejemplo, su derecho a la atención sanitaria.

En este contexto, y durante el encuentro, se reflexionó sobre la nueva evangelización en España, de la mano de Fernando Sebastián, arzobispo emérito y colaborador de Vida Nueva, así como sobre algunos aspectos relevantes en la situación actual migratoria –políticas europeas, cuestiones jurídicas, recortes sanitarios, Centros de Internamiento para Extranjeros (CIEs)– y experiencias diocesanas, testimonios y nuevas realidades de evangelización en este ámbito.

Una reflexión que pretende dar respuesta a los principales desafíos de la Iglesia en este campo, que según explica a Vida Nueva, y al hilo de las Jornadas, el director del Secretariado de la Comisión Episcopal de Migraciones, José Luis Pinilla, son la comunión y la defensa de la dignidad humana. “Desde el punto de vista pastoral explícito, el desafío es el paso de la acogida a la comunión y la apertura de espacios a los inmigrantes en nuestras comunidades, grupos y parroquias. Al mismo tiempo, aprovechar su aporte específico en la vivencia de su fe, así como el diálogo interreligioso con los de otras confesiones y la solidaridad. Son enriquecimiento y no amenaza ni sobrecarga de trabajo. Desde el punto de vista social, hay que defender todo lo que afecta a su dignidad y, muy importante, fomentar la formación de los que trabajan con los migrantes”, añade.

Problemas sociales

23 Jornadas Nacionales de Delegados de Migraciones 2013, foto de familia

Foto de familia de los participantes en las Jornadas

En su intervención, el presidente de la Comisión y obispo de Albacete, Ciriaco Benavente, dedicó un gran espacio a los problemas sociales de los inmigrantes, pero también a la nueva evangelización. En primer lugar, recalcó la preocupación de la Iglesia por la situación que están viviendo muchos inmigrantes, “las primeras víctimas de la crisis”.

“Si el paro es alarmante entre los españoles, lo es mucho más entre los inmigrantes. (…) A ello hay que sumar una pérdida gradual de otros derechos, como es la retirada de la tarjeta sanitaria a los que están en situación irregular. (…) Últimamente parece que se ha incrementado la represión policial. Aumentan los casos de extranjeros no comunitarios que están siendo detenidos y multados por estar en situación ilegal”, denuncia.

En este sentido, recordó que Jesús se preocupó por las necesidades inmediatas de las personas: “En vez de despedir a la gente o aplicar la lógica del mercado, Jesús nos enseña la lógica del don”.

Benavente entronca esta preocupación con el tema de las Jornadas, la evangelización, pues, según afirma, en esta “es imprescindible la compasión, la acogida atenta, la atención personal y social a las necesidades humanas de nuestros hermanos”, porque “dando la espalda a las mismas, ¿cómo daríamos testimonio del amor?”. Tras recordar que la Evangelii Nuntiandi señala que entre evangelización y promoción humana hay lazos muy fuertes, añade: “No olvidemos que lo más grande, lo más valioso, lo más liberador que nuestra Iglesia puede ofrecer al hombre de hoy es Jesucristo”.

Durante el evento, se profundizó en la cuestión social a través de una mesa redonda titulada ‘La nueva evangelización y algunos aspectos relevantes en la situación actual migratoria’, en la que participaron María Segurado, abogada de Cáritas Española; Abudaly Guaye, miembro de Cáritas San Sebastián; Cristina Casanova, enfermera perteneciente al Movimiento Cultural Cristiano; y Daniel Izuzquiza, director del Centro Pueblos Unidos. Una mesa en la que se puso de manifiesto que Europa, y España en concreto, no está respetando la dignidad de los inmigrantes, pues durante las distintas intervenciones se confirmaron las denuncias que ya había transmitido Ciriaco Benavente.

En este sentido, según explica José Luis Pinilla, la Iglesia está haciendo muchos esfuerzos extraordinarios para responder a las necesidades de los inmigrantes. “Desde muchas diócesis se han ofrecido soluciones a la cuestión de la vivienda y se ha denunciado la inmoralidad del enriquecimiento injusto de los bancos”, explica.

Experiencias diocesanas

Interesante fue la exposición de experiencias particulares, como las de las diócesis de Ciudad Real, Cádiz, San Sebastián y Huelva. En la sede manchega, se ha profundizado en el conocimiento de cómo expresan la fe en las diversas culturas: la fe en América Latina, en África y en Europa del Este. Por su parte, en Cádiz, principalmente como lugar de tránsito que es, propone este año y por segunda vez una peregrinación entre las dos orillas, África y Europa. Será un viaje, del 30 de septiembre al 5 de octubre, que pretende profundizar en el diálogo religioso.

La propuesta de la capital guipuzcoana pasa por “una pastoral con los inmigrantes”; así, se entiende que el 50% de los miembros de la Comisión sean migrantes. Finalmente, en Huelva, son las cofradías las que han mostrado inquietud por las migraciones, de la que ha surgido la acción y la comunión.

En las Jornadas también hubo tiempo para escuchar a los países de procedencia y, en concreto, a Neil Beltrán, obispo de Sincelejo (Colombia), que apuesta por aprovechar y fundamentar bien la religiosidad popular de los latinoamericanos.

23 Jornadas Nacionales de Delegados de Migraciones 2013, mesa redonda con obispos

De izq. a dcha., F. Sebastián, C. Benavente, J. Sánchez y J.L. Pinilla

En definitiva, reflexiones todas importantes de cara a afrontar de un modo integral este fenómeno y que deja más que conclusiones, constataciones. Las expone Pinilla: “Trabajamos en una Iglesia samaritana y compasiva, que está cerca de quienes sufren; en una Iglesia profética, que alza la voz y hace una denuncia profética; en una Iglesia mística, que afina la mirada para poder captar en el rostro del migrante el mismo rostro de Cristo; una Iglesia sabia, que utiliza lenguajes comunes a todos, que trabaja en silencio, huye del protagonismo y busca el bien común”.

 

Doce propuestas para con los migrantes

JOSÉ LUIS PINILLA | Al hilo de estas jornadas, considero interesante recordar el mensaje Migraciones: Peregrinos de fe y esperanza de los obispos españoles, que se traduce, en mi humilde opinión, en estas doce propuestas operativas y concretas:

  • 1. Aprovechar la diversidad sobrevenida. La uniformidad es gris, la diversidad es arcoíris.
  • 2. Alternativas a los CIEs y atención religiosa y material.
  • 3. Promoción de una cultura hospitalaria.
  • 4. Proporcionar por medio de la Iglesia hogar y nueva patria que les preste algo de su propia vida y riqueza.
  • 5. Insistir en considerarlos como víctimas y no como causantes de la crisis.
  • 6. Medidas de regularización que no se reduzcan al cierre hermético de las fronteras o al endurecimiento de las sanciones contra los irregulares.
  • 7. Medidas orgánicas y multilaterales ante los dramas del Estrecho.
  • 8. Levantar la voz contra medidas que puedan dejar desprotegido el derecho a la salud.
  • 9. Fomentar la formación de agentes de pastoral y el trabajo en redes.
  • 10. Denunciar y trabajar por evitar las causas de los desplazamientos forzados.
  • 11. Denuncia profética ante las mafias que explotan a los migrantes.
  • 12. Defender y promover los derechos de las personas migrantes: la reagrupación familiar, la integración, la inclusión, la comunión…

En el nº 2.852 de Vida Nueva.

Actualizado
14/06/2013
Compartir