El reto de la paz empieza en las aulas

La Fundación Don Bosco impulsa en México una innovadora iniciativa

Fundación Don Bosco en México propone iniciativa para trabajar la paz desde la escuela

ROBERTO ALCÁNTARA | Ha sido en el Estado de Morelos, territorio que en 2012 se ubicó entre los más violentos de todo México por el alto número de homicidios, secuestros, violaciones, extorsiones y robos con violencia, donde ha surgido una de las iniciativas eclesiales más importantes que se recuerdan en materia de construcción de paz. El proyecto está a cargo de la Fundación Don Bosco.

El objetivo es generar y orientar procesos de transformación social con jóvenes a través de escuelas libres de violencia. Con tanto éxito, que su metodología ha llamado la atención de las propias autoridades educativas de este y otros estados del país, implementándose en cada vez más realidades.

El padre José Antonio Sandoval Tajonar, director de la fundación, explica a Vida Nueva que, por el proyecto, que se denomina Comunidades Educativas Libres de Violencia, se pretende ir construyendo una cultura de paz impulsada desde los centros educativos, propiciando, además, el protagonismo de los jóvenes. El método consiste básicamente en identificar los diferentes tipos de violencia que se viven en las escuelas y, a partir de ahí, establecer un proceso para erradicarlos.

“El primer paso –señala el padre Sandoval– consiste en realizar un diagnóstico para identificar el estilo de convivencia y los niveles de violencia en cada escuela; posteriormente, se diseña un Pacto de Aula y, después, se realiza una Semana por la Paz. En este marco, se iza simbólicamente una bandera, como referente del compromiso de ir mejorando los niveles de convivencia en la comunidad educativa por parte de todos los agentes implicados”.

El sacerdote explica que este modelo fue diseñado inicialmente para aplicarlo en dos planteles que tiene la fundación en Morelos; sin embargo, tras conocerlo, las autoridades educativas del estado se interesaron en él para replicarlo en algunas escuelas públicas.

El padre Sandoval considera que lo esencial es “devolverle el protagonismo a los jóvenes, pues, cuando los hacemos partícipes de una propuesta de vida nueva, que además es posible lograr, ellos se suman. Esa es la experiencia que hemos tenido. A través de las distintas iniciativas que plantean en su Semana por la Paz, ellos han incidido en la vida de sus comunidades, muchas de ellas rurales”.

Más sobre el diseño y la aplicación de esta iniciativa, su éxito en escuelas de varios estados mexicanos y las posibilidades de este plan en otros ámbitos, en el reportaje completo, solo para suscriptores

En el nº 2.852 de Vida Nueva

Actualizado
14/06/2013
Compartir