Los frutos de Pentecostés

objetos en el cielo simulando el Espíritu Santo en forma de paloma

Jamás el Espíritu sin nosotros, jamás nosotros sin el Espíritu

Pentecostés, pintura

LLUÍS SOLÀ I SEGURA, monje de Poblet | En catalán es muy popular la expresión “Pascua granada” (de grano, referida a Pentecostés) y “Pascua florida” (referida al Domingo de Resurrección). Ignoro si lo es también en castellano. La sabiduría popular –mucho más antes, cuando la gente vivía en armonía con los ritmos de la naturaleza, de las estaciones, acorde también a los ritmos del calendario litúrgico– sabe captar de una forma intuitiva, pero no menos profunda, las realidades fundamentales del misterio cristiano.

La Pascua florida, con la Resurrección del Señor en tiempo primaveral, nos sitúa en el ámbito de la belleza, de la gratuidad y de la alegría. En el ámbito de la promesa cumplida que es fuente de una nueva esperanza.

La Pascua florida es el inicio de un proceso de maduración que culminará con la Pascua granada, cumplidos los cincuenta días del gozo pascual, con la efusión del Espíritu, que supone la revelación, la manifestación plena del misterio del amor de Dios para todos los hombres. Así pues, estos dos polos de una misma alegría y de una misma esperanza –Pascua florida, Pascua granada; la flor y el fruto– indican la tensión de un proceso de maduración y de crecimiento en lo esencial de nuestra fe.

Este proceso, vivido en su ámbito litúrgico propio, actualizado cada año al compás del calendario, es el paradigma del proceso de la fe cristiana que debe ser actualizado y vivido por cada uno de los cristianos y cristianas.

Pascua florida es, ante todo, una fiesta de liberación, y la libertad siempre celebra algo nuevo. Se trata, situándonos en la perspectiva de Israel, del nacimiento de un pueblo que sale, pasando de un estado a otro, iniciando un camino, un proceso, un éxodo. Es en el hecho mismo de esta salida y de este paso (Pascua) por las aguas de la libertad (Mar Rojo) en el que el pueblo inicia su historia como pueblo del Señor llamado a ser heraldo de la libertad de Dios y de la vida nueva que brota de la fuente del amor divino.objetos en el cielo simulando el Espíritu Santo en forma de paloma

La flor, para Israel, madura y se convierte en fruto en la montaña del Sinaí, en el encuentro con su Palabra. Este es el contenido de la fiesta de Pentecostés en el calendario judío, vinculada también a una fiesta más popular de las cosechas: la espiga es un bello símbolo del fruto de la esperanza, cumplido ya en cada grano de trigo. Se trata para nosotros, Iglesia de Cristo, de algo muy similar. Nuestro paso tiene lugar sacramentalmente con el bautismo, actualizado en cada Pascua.

Vida cristiana hacia la maduración

Y los cincuenta días del gozo pascual son el paradigma de nuestra vida cristiana, que camina hacia su maduración, hacia su fruto. En este proceso de crecimiento y maduración es fundamental el encuentro con la Palabra, que nos ayuda a “empalabrar” este proceso, a llenarlo de sentido, a asumirlo, a encarnarlo como algo real y concreto en nuestra vida. Se trata, sin embargo, de una Palabra que es Espíritu, es decir, que actúa en la vida; una Palabra llena de dinamismo, Palabra en acto puro.

Jesús, en efecto, une indisolublemente su Palabra con el Espíritu: “Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida” (Jn 6, 63). La Palabra, pues, es el vehículo a través del cual nos llega el Espíritu de Dios, o –si se quiere– es en la Palabra donde acontece el Espíritu y, con Él, la vida de Dios. Es la Palabra que guía la marcha del pueblo y de la Iglesia hacia su plenitud, es la Palabra que acompaña y sostiene nuestro proceso personal de fe y de adhesión a Dios. Es la Palabra que hace la historia y, con el Espíritu, nos ayuda a leerla e interpretarla, haciéndonos al mismo tiempo protagonistas de ella.

Se trata del Espíritu y nosotros, para llevar adelante los caminos de la historia. Jamás el Espíritu sin nosotros, jamás nosotros sin el Espíritu.

Pliego publicado en el nº 2.848 de Vida Nueva. Del 18 al 24 de mayo de 2013.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
17/05/2013
Compartir