Santos Abril invita a traducir la fe en obras de solidaridad

cardenal Santos Abril en Valencia fiesta Desamparados 2013

El cardenal participa en Valencia en la fiesta de la Mare de Déu dels Desamparats

cardenal Santos Abril en Valencia fiesta Desamparados 2013

El cardenal Santos Abril, en Valencia

JOSÉ RAMÓN NAVARRO PAREJA. Foto: J. PEIRÓ/AVAN | El cardenal Santos Abril, arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor de Roma, animó a los fieles valencianos, el domingo día 12, a “traducir la fe en obras de solidaridad y de ayuda a los pobres”. En sus palabras durante la Missa d’Infants –el acto principal de la festividad de la Mare de Déu dels Desamparats– el purpurado turolense también reclamó “que no hubiera discriminación alguna a la mujer, dado que tiene la mismísima dignidad del hombre”.

En su homilía, Abril recordó que “el valor de la fe puede enriquecer hoy la existencia y debe elevar el tono de la sociedad”. En ese sentido, destacó que hay que “mirar al cielo, sin olvidar que debemos construir, aquí y hoy, un cielo nuevo y una tierra nueva”, y traducir la fe en “solidaridad” y “ayuda a los pobres”.

Al final de su homilía, el cardenal recordó que “a los pies de la cruz había tres mujeres y un solo apóstol”. “Las mujeres fueron las más fieles a Jesús, más que sus mismos discípulos”, y por ello, haciendo referencia a unas palabras del papa Francisco, recordó que “la mujer tiene un puesto especial en el papel jugado en la resurrección de Cristo y en la Iglesia”. Desde ahí deseó “que no hubiera discriminación alguna a la mujer, dado que tiene la mismísima dignidad del hombre. No es justificable una desigualdad de derechos en la sociedad o en la familia”. Por ello, invitó a los presentes a que asumieran un compromiso: “No debe haber discriminación alguna a la mujer ni por motivos religiosos ni de otro tipo”.

El ejemplo del Papa

Un momento muy emotivo fue cuando rememoró anécdotas de los primeros días del pontificado de Francisco. Abril recordó el gesto de pagarse su residencia en Roma en los días previos al cónclave. Lo hacía, según le confesó, “para que nadie pudiera pensar que el Papa se aprovecha para algo personal de otras cosas”. Un ejemplo, añadió el cardenal, de cómo “dar esa aportación nuestra a la construcción de un mundo mejor”, por lo que pidió a los fieles que “vuestra caridad no sea una farsa”.

Tras la Eucaristía, el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, pidió al cardenal que transmitiera al Papa “la fuerza de la fe en Valencia”. Junto a Santos Abril concelebraron once obispos y el cardenal emérito de Barcelona, Ricardo María Carles.

En el nº 2.848 de Vida Nueva.

Actualizado
16/05/2013
Compartir