25 años de Las Edades del Hombre: más allá de lo imaginable

José Velicia y obispos presentan iniciativa de Las Edades del Hombre al rey Juan Carlos de Borbón

Relato del éxito de un proyecto inédito que evangeliza desde el arte

exposición Kyrios de Las Edades del Hombre en Ciudad Rodrigo 2006

JUAN CARLOS RODRÍGUEZ | Las Edades del Hombre cumplen 25 años, con diez millones de visitantes en 17 exposiciones, a las que hay que sumar Credo, que se inaugura el 21 de mayo en Arévalo (Ávila). En este itinerario por el patrimonio cultural de Castilla y León, se han expuesto y catalogado más de 4.000 obras de arte, se ha intervenido en 18 templos y se han restaurado más de 1.800 piezas en los talleres de restauración del Monasterio de Santa María de Valbuena.

“¿Sería muy pretencioso soñar que este proyecto fuera como una catedral del espíritu y del pensamiento, levantada con el esfuerzo de todos, como signo sacramental de nuestra fe, de nuestra historia, de nuestro pueblo y de nuestra tierra?”. El sueño de José Velicia Berzosa (Traspinedo, 1932-Valladolid, 1997) cumple 25 años.

Aquel proyecto bautizado como Las Edades del Hombre es hoy una sólida y prestigiosa marca, que simboliza el encuentro entre la cultura y la fe. “Después de 25 años, de 17 ediciones y a punto de inaugurar la 18ª edición de Las Edades del Hombre, podemos afirmar con pleno derecho que este proyecto ha supuesto un impulso significativo de identificación de un pueblo y de una Iglesia, al convertirse en memoria y espíritu de nuestra tierra. El hilo conductor del cristianismo en Castilla y León ha guiado cada una de las muestras, reflejando arraigados sentimientos presentes en los castellanos y leoneses a lo largo de los siglos. Con ello se ha reforzado también nuestra propia identidad como pueblo y como pueblo creyente”, afirma Gonzalo Jiménez, actual secretario general de la Fundación Las Edades del Hombre.

El proyecto evangelizador y cultural de Las Edades del Hombre comenzó a gestarse en 1986, aunque oficialmente emergiera el 24 de octubre de 1988, fecha en la que se inauguró la primera de las exposiciones de las cuatro que José Velicia había concebido: Las Edades del Hombre. El Arte en la Iglesia de Castilla y León, celebrada en la catedral de Valladolid.guía explica una exposición de Las Edades del Hombre

Marca de prestigio cultural

Desde entonces, el tránsito ha sido complejo, ha tenido un éxito incontestable, ha padecido de indigestión y ha resucitado como una “marca” de evangelización y prestigio cultural, una puerta abierta también para la rehabilitación del patrimonio –que los obispos temen perder sin el programa expositivo– con la financiación de la Junta de Castilla y León. José Velicia no pudo –ni nadie pudo siquiera imaginar– que aquel proyecto fuera reinventándose en la medida en que cumplía etapas y alcanzaba los diez millones de visitantes.

La primera conclusión, antes de entrar en la intrahistoria, el germen y el desarrollo de Las Edades, es que fundamentalmente su crédito es su enorme respaldo popular.

Olegario González de Cardedal lo ha descrito perfectamente: “Las Edades evidencian la necesidad individual y colectiva de que belleza y fe se den al unísono (…). Una muestra suprema de la fe y la cultura del pueblo castellano fraternalmente unidas”.

Aunque ha sido una puerta abierta al no creyente, que no es mérito menor, la peculiaridad simbólica de Las Edades es que ha suscitado en el feligrés –y no solamente castellano-leonés– un sentimiento de orgullo y de descubrimiento, de reconocimiento e identificación tal, que, desde ese 1989 en Valladolid, le ha hecho echarse al camino y acudir al encuentro del rostro del Hombre, generando un aleteo turístico hasta entonces desconocido. Hoy día, Las Edades es referente incuestionable y germen de la explosión del turismo cultural en España. Así es, pero su motivación es, básicamente, la Fe.

El relato completo y los testimonios sobre cómo se gestó el nuevo concepto expositivo, como se fueron superando las previsiones de visitantes y críticas, la apuesta por las grandes catedrales y las ciudades pequeñas, la preocupación por el patrimonio y las perspectivas de futuro, así como una entrevista con Gonzalo Jiménez, actual secretario general de Las Edades, en el Pliego íntegro, solo para suscriptores

Pliego publicado en el nº 2.847 de Vida Nueva. Del 11 al 17 de mayo de 2013.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
10/05/2013
Compartir