El cardenal Rouco reclama al Gobierno que reforme la legislación sobre el aborto

apertura de la Asamblea Plenaria CEE abril 2013

Apertura de la 101ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española

apertura de la Asamblea Plenaria CEE abril 2013

La inauguración de la Plenaria de la CEE, hoy en Madrid

M. GÓMEZ | A las 11:00 h. de hoy, lunes 15 de abril, se ha inaugurado en Madrid la 101ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Los temas en el orden del día son rutinarios (aprobación de algún mensaje, revisión de proyectos, etc.), y de igual modo el discurso inaugural del cardenal presidente, Antonio Mª Rouco Varela, no ha tenido ninguna novedad importante. Como ya hiciera en la asamblea del pasado noviembre, Rouco ha vuelto a insistir en las consecuencias de la crisis y, entre otras cosas, ha demandado al Gobierno que reforme la legislación sobre el aborto .

Los “graves problemas del presente” han centrado la tercera de las tres partes del discurso inaugural del cardenal Rouco, quien señalaba que “lamentablemente, siguen vivos”.

“Persiste la crisis económica con su cortejo de paro -especialmente de desempleo juvenil– y de falta de medios para hacer frente a los compromisos contraídos en la adquisición de viviendas o a la debida atención a los ancianos y a los emigrantes. Persiste la desprotección legal del derecho a la vida de los que van a nacer y persiste una legislación sobre el matrimonio gravemente injusta. Persiste la ausencia de protección adecuada para la familia y la natalidad, en especial, para las familias numerosas. La calidad de la enseñanza sigue dejando mucho que se desear, siendo así que de ella depende en tan gran medida el futuro de la sociedad”, ha relatado el presidente de la CEE.

Y ha añadido con rotundidad: “Los pasos dados en estos meses hacia la resolución de estos graves problemas resultan todavía insuficientes”.

Sobre el aborto, el matrimonio y la enseñanza

Una de las prioridades señaladas es la legislación contra el aborto: “No es fácil entender que todavía no se cuente ni siquiera con un anteproyecto de Ley que permita una protección eficaz del derecho a la vida de aquellos seres humanos inocentes que no por hallarse en las primeros estadios de su existencia dejan de gozar de ese básico derecho fundamental. (…) Es urgente la reforma en profundidad de la legislación vigente”.

“Hemos de reiterar también que es urgente la reforma de nuestra legislación sobre el matrimonio. No se trata de privar a nadie de sus derechos, ni tampoco de ninguna invasión legal del ámbito de las opciones íntimas personales. Se trata de restituir a todos los españoles el derecho de ser expresamente reconocidos por la ley como esposo o esposa“, ha dicho.

El tercer ‘caballo de batalla’, la libertad de enseñanza, más concreto, el derecho de los padres a elegir la formación ética y religiosa de sus hijos. El “deterioro progresivo” de esta situación y la imposición de materias impregnadas de relativismo e ideología de género” son las que, en opinión del presidente del Episcopado, han llevado al “deterioro de la enseñanza en general y de que buena parte de la juventud se halle tan carente de la formación humana“.

El riesgo de rompero la paz social

Como ya hiciera en noviembre, el cardenal arzobispo de Madrid ha vuelto a advertir sobre el “delicado equilibro de la paz social”. “En particular, hemos de estar atentos a que no padezcan detrimento los bienes de la reconciliación, la unidad y la primacía del derecho, que se han podido tutelar en estos años de un modo suficiente”.

“Nadie debería aprovechar las dificultades reales por las que atraviesan las personas y los grupos sociales para perseguir ningún fin particular, por legítimo que fuere, que perdiera de vista los mencionados bienes superiores. Menos aún se podrá tolerar que tales conductas particularistas fueran realizadas por medios contrarios a los derechos fundamentales de nadie y a la legalidad vigente”, ha pedido el cardenal.

A los agentes políticos y sociales, Rouco Varela ha pedido que mantenga “el espíritu de lealtad, concordia y respeto de la ley –de la ley civil y de la ley moral– sin los cuales su insustituible aportación al bien común quedaría en entredicho”. También ha solicitado a los medios de comunicación que sean “fieles a la verdad de las cosas, sin ceder a la tentación de acentuar los problemas o de azuzar las diferencias”.

Y a los agentes económicos “pero también a todos los ciudadanos” les ha recordado que “es el momento de ajustar las conductas a un modo de vida acorde con nuestras verdaderas posibilidades, huyendo de la codicia y de la ambición desmedida, actuando siempre de acuerdo con los imperativos de la honradez y de la auténtica solidaridad”.

La Plenaria durará toda la semana

El cardenal presidente había comenzado un discurso con el relato de los hechos sucedidos desde la renuncia de Benedicto XVI el 11 de febrero de 2013, el cónclave y elección del papa Francisco, un cambio de pontificado que Rouco ha calificado de “especial tiempo de gracia para la Iglesia”. Y ha valorado el gesto del ya papa emérito y las primeras actuaciones del Pontífice argentino.

Durante esta Asamblea, los obispos aprobarán, previsiblemente, un Mensaje sobre la beatificación conjunta de más de 500 mártires del siglo XX, “eminentes testigos de la fe”, que tendrá lugar en Tarragona el 13 de octubre y que se enmarca como una iniciativa de la CEE en el Año de la fe.

También estudiarán el proyecto de un catecismo dirigido a niños y adolescentes, titulado Testigos del Señor, continuación del Jesús es el Señor, que ya está implantado en muchas diócesis españolas.

Además, entre otros asuntos, seguirán revisando el documento Iglesia particular y Vida Consagrada. Cauces operativos para facilitar las relaciones mutuas entre los obispos y la Vida Consagrada en España, y la Comisión Episcopal del Clero presentará unas Normas básicas para la formación de los diáconos permanentes en las diócesis españolas.

Sin novedad en la Plenaria de la CEE, íntegro solo para suscriptores

Actualizado
15/04/2013
Compartir