Informe 2012 de Pueblos Unidos: los inmigrantes siguen atrapados y sin derechos en los CIE

Daniel Izuzquiza en la presentación Informe Pueblos Unidos 2012 sobre CIE rueda de prensa 2013

Denuncian el uso excesivo del internamiento y las malas condiciones de los centros

grupo de inmigrantes

Daniel Izuzquiza, director de Pueblos Unidos: “Las condiciones de un CIE son peores que las de la cárcel” [extracto]

FRAN OTERO | Todo sigue igual para los inmigrantes en situación irregular que viven en España y para aquellos que han vivido o viven, por una circunstancia u otra, en un Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) y sufren las consecuencias. Todo ello, a pesar de que a finales de 2011 se había producido un cambio de Gobierno y que las declaraciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, reflejaban la intención el Ejecutivo de aprobar un reglamento que cambiase la situación y garantizase, al fin, los derechos de aquellos que solo han cometido una falta administrativa y, sin embargo, son tratados casi como delincuentes

Pues bien, ha pasado más de un año y no hay reglamento y los borradores que se han manejado hasta el momento no cambian el statu quo.

Así se detalla en el Informe 2012 sobre los CIE en España, titulado Atrapados tras la rejas, elaborado por Pueblos Unidos y presentado el 9 de abril, donde, además, se refleja el trabajo de esta organización y sus voluntarios, sobre todo, en el CIE de Madrid, aunque este año, como novedad, se han incorporado los datos del CIE de Barcelona.

Tras visitar a 328 personas en Madrid, 1.277 visitas en total, y 55 en Barcelona, este centro de la Fundación San Juan del Castillo, de la Compañía de Jesús, constata que en España sigue siendo muy alto el porcentaje de internamientos, además, con “malas condiciones de estancia”. En este sentido, denuncia que la Policía tramita la sanción por estancia irregular por el procedimiento preferente en vez del ordinario.

Además, la mayoría de internos se queja porque ve limitados sus derechos: “La mayoría no comprende su situación y muchos no tienen el nombre y teléfono de sus abogados”.

Son muchos los que no tienen a nadie que les visite, e incluso les entienda, pues no hay intérpretes; por desgracia, además, también hay episodios de racismo y violencia. Falta información y los inmigrantes se sienten completamente desprotegidos; no hay atención específica a aquellos en situación de vulnerabilidad.

Todos estos ingredientes, concluye Pueblos Unidos, provocan en el interno un fuerte impacto psicológico. “Para las personas internadas y para sus familiares supone, por un lado, perder en pocas horas su forma de vida y, por otro, encontrarse, sin más, privados de libertad a la espera de que alguien decida el futuro de sus vidas, al margen de las consecuencias que para ellos se deriven. El sufrimiento se agrava en los migrantes sin antecedentes penales, a quienes la ambigüedad de estar encerrados sin haber cometido un delito les causa una profunda angustia y desconfianza”, recoge el Informe.

La historia de Samba Martine

Paradigmática y terrible es la historia de Samba Martine, fallecida con 34 años el 19 de diciembre de 2011 tras tres meses en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla y 40 días de internamiento en el CIE de Madrid.

Daniel Izuzquiza en la presentación Informe Pueblos Unidos 2012 sobre CIE rueda de prensa 2013

Presentación del Informe 2012 de Pueblos Unidos

Así lo relata el Informe: “En Melilla sabían que estaba gravemente enferma porque se le realizó una analítica al llegar, pero no hay protocolos de derivación médica entre los CETI y los CIE, y esa información no se trasladó. En Madrid no se le hizo ninguna prueba al ingreso ni tampoco se solicitó el expediente médico de Melilla. Samba acudió hasta diez veces a los servicios sanitarios del CIE durante su estancia, la última el mismo día de su fallecimiento. Samba no hablaba castellano, pero solo en una de sus visitas hubo traductor. En ninguna de las visitas el personal médico ordenó hacerle ninguna prueba y acabó falleciendo sin haber sido diagnosticada y habiendo recibido solo tratamiento sintomático”.

Ante esta situación, Pueblos Unidos pide la “modificación sustancial” del proyecto de Reglamento de los CIE, de modo que el internamiento se utilice “como último recurso y tomando en consideración las circunstancias de cada caso” y se garanticen los derechos de las personas internadas.

También propone medidas concretas, como que se tramiten las sanciones por el procedimiento ordinario, que se opte por una sanción de multa en vez de la expulsión, la instalación de cámaras en todas las estancias de los CIE, salvo baños y dormitorios; y que la policía vaya siempre identificada.

En ello trabaja Pueblos Unidos, y cuenta con el apoyo del presidente de la Comisión Episcopal de Migraciones y obispo de Albacete, Ciriaco Benavente, quien, en un texto que hace las veces de prólogo del Informe, afirma que “el emigrante, independientemente de sus situación legal, económica o laboral, es una persona con la misma dignidad y derechos fundamentales que los demás”.

“Por eso, es necesario que, como Iglesia, denunciemos todo abuso o irregularidad y que urjamos a los diversos responsables a que cumplan con su obligación de garantizar a toda persona que vive entre nosotros su dignidad y sus derechos fundamentales”, concluye.

Los CIE, en números

Madrid:

  • 328 personas visitadas de 57 países diferentes.
  • 1.277 visitas en total.
  • El 90% son varones.
  • Del 10% de mujeres, una está embarazada y otra es víctima de violencia de género.
  • El 41% de los internos son de África Subsahariana; el 30% de América Latina; el 18% de África Magreb; el 6% de Asia; el 5% de Europa Oriental.

Barcelona:

  • 55 personas visitadas.
  • 220 visitas en total.
  • La totalidad de las personas internadas son hombres.

En el nº 2.843 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
12/04/2013
Compartir