Lluís Martínez Sistach: “El nuevo Papa ha de ser un hombre de Dios y mediático”

Lluís Martínez Sistach, cardenal arzobispo de Barcelona

El arzobispo de Barcelona es uno de los cinco cardenales españoles en el cónclave

Lluís Martínez Sistach, cardenal arzobispo de Barcelona

JOSÉ LUIS CELADA | Creado cardenal por el propio Benedicto XVI en noviembre de 2007, el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, participa en su primer cónclave para la elección de un nuevo papa. Días antes de encerrarse en la Capilla Sixtina con el resto de cardenales, ha compartido con Vida Nueva sus sentimientos y pronósticos ante esta histórica cita.

– ¿Cómo está viviendo estos días previos a la elección de un nuevo Pontífice?

– Estoy viviendo estos días en Roma, inmerso en el espíritu eclesial que se vive en esta ciudad en la cual tienen puestas sus ojos todos los católicos, y diría que todo el mundo. La Iglesia está presente en todos los continentes y está sirviendo a la humanidad en los más diversos campos de la actividad humana. Por esto, la Iglesia interesa a creyentes y más o menos a los no creyentes. He participado en la última audiencia general del pontificado de Benedicto XVI: nos dio una maravillosa catequesis; y también en la despedida a los cardenales en la Sala Clementina. Dos actos emotivos. Le hemos expresado nuestro afecto y nuestro agradecimiento por tanto como nos ha dado.

El Papa ha tenido la delicadeza de saludar personalmente a cada uno de los cardenales. Como siempre, me he sentido muy acogido por su afecto y amistad. Me ha reiterado cuanto me dijo aquel memorable 7 de noviembre de 2010, día en que dedicó la Basílica de la Sagrada Familia. En la comida, me dijo que de aquella celebración de la mañana le había quedado un recuerdo inolvidable. Me lo repitió. Lo recordaremos siempre. Y en medio de todo ello, vivo estos días con una actitud de oración pensando en el inminente cónclave. Pido al Espíritu Santo que nos ayude y nos ilumine en nuestro trabajo y en nuestra responsabilidad eclesial.

– Será su primer cónclave. ¿Ha recibido algún consejo de cardenales más “veteranos”?

– Será mi primer cónclave. No tengo ninguna experiencia, pero conozco a muchos cardenales, y entre todos nos ayudaremos para trabajar eficazmente. Las mismas congregaciones generales que tendremos todos los cardenales facilitarán el conocimiento de los candidatos que consideremos más adecuados para ejercer debidamente el ministerio petrino. Si miramos a la Iglesia desde dentro, los cardenales tendremos que informarnos, reflexionar y decidir en conciencia el nombre del futuro Papa. Pero contaremos con la oración de todos los miembros de la Iglesia extendida de Oriente a Occidente y la asistencia e iluminación del Espíritu Santo. Todo ello facilitará que se dé fumata bianca en bien de la Iglesia y del mundo.

“El Santo Padre Benedicto XVI, con su ministerio de
sucesor de San Pedro durante ocho años,
nos ha dejado un rico bagaje eclesial
que nos ayudará en el discernimiento que deberemos
hacer los cardenales en el cónclave”.

– Los medios especulan a diario con papables y trazan perfiles de cómo debería ser el próximo Papa ¿Tiene usted algún candidato o, cuanto menos, los rasgos que deberían adornar al futuro sucesor de Pedro?

– Pienso que el nuevo Papa ha de ser un hombre de Dios, que goce de mucha formación, que conozca bien los grandes retos de la Iglesia y del mundo, con experiencia y espíritu pastoral en bien de toda la Iglesia universal y con capacidad de gobierno pastoral. El Papa ha de tener como opción fundamental la evangelización, para anunciar a Jesús y su Evangelio en nuestro mundo con diversidad de culturas y en medio de sociedades muy secularizadas. Considero que, a ser posible, sea una persona mediática, que su figura y su mensaje lleguen a la gente y los conduzca a Dios.

– ¿Cuál es el mensaje que les ha dejado Benedicto XVI para el cónclave que están a punto de comenzar?

– El Santo Padre Benedicto XVI, con su ministerio de sucesor de San Pedro durante ocho años, nos ha dejado un rico bagaje eclesial que nos ayudará en el discernimiento que deberemos hacer los cardenales en el cónclave. El Papa no quiere incidir en la elección del nuevo Obispo de Roma y Sucesor de San Pedro. Si quisiera hacerlo, ya no hubiera renunciado. En el entrañable y emotivo último encuentro de los cardenales con el papa Benedicto XVI, él ha dicho que manifiesta su obediencia y respeto al nuevo Santo Padre que elijamos.

En el nº 2.839 de Vida Nueva.

Actualizado
05/03/2013
Compartir