La CLAR estrena Plan Global

El documento será asimilado por la XLII Junta Directiva que se reúne en México D.F.

DSC05514

Por estos días la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos (CLAR) celebra su XLII Junta Directiva anual en la ciudad de México D.F. (del 25 de febrero al 1º de marzo), con la participación de los cuadros directivos y ejecutivos de las 22 Conferencias Nacionales de religiosos y religiosas que se encuentran vinculadas a este importante órgano de animación eclesial. En esta oportunidad, los religiosos y religiosas que lideran el caminar de la vida consagrada en cada país y la Presidencia de la CLAR, en cabeza su presidenta, la Hna. Mercedes Casas Sánchez, pondrán en el centro de sus reflexiones el Plan Global que asumirán hasta junio de 2015.

Al respecto, el P. Gabriel Naranjo, secretario general, en diálogo con Vida Nueva explicó que “el Plan Global resulta ser un elemento fundamental para el itinerario de la vida religiosa del Continente porque intenta recoger la reflexión que cada tres años hace la Asamblea General, de acuerdo con el palpitar de las religiosas y los religiosos, y recoge el Horizonte Inspirador que la misma Asamblea aprueba”.

En este caso, se trata de un documento anclado a la XVIII Asamblea General que la CLAR llevó a cabo el año pasado en el mes de junio (Vida Nueva No. 57). “El punto de partida del Plan Global 2012 – 2015 es el mandato de la misma Asamblea, que en este caso se concentró en el icono de Betania como casa de encuentro, comunidad de amor y corazón de humanidad. Tan pronto la nueva Presidencia que fue elegida en Quito tuvo su primera reunión, hizo una lectura de la Asamblea General e intentó verterla en el Plan Global con orientaciones claras”, precisó el P. Naranjo. En este ejercicio sinóptico y prospectivo, la CLAR contó con la colaboración del Equipo de Teólogas/os Asesoras/es de la Presidencia (ETAP), que ayudó a precisar el contenido y la metodología con la que el nuevo Plan, acogiendo la voz unánime de la Asamblea, deja entrever su continuidad, en fidelidad creativa con el trienio anterior (2009 – 2012). Posteriormente el equipo del Secretariado General de la CLAR redactó un esquema detallado que luego fue enviado a la Presidencia, al ETAP y a las Conferencias Nacionales. “Las retroalimentaciones recibida fueron ampliamente confirmativas de lo que se había preparado hasta el momento. A partir de allí se hizo una redacción que a inicios de 2013 se envió de nuevo a la Presidencia y al ETAP, para la edición definitiva”.

Un Plan abierto a todos

Con relación a sus contenidos, el secretario general de la CLAR señaló que “el nuevo Plan Global quiere ser una propuesta ágil, novedosa y actual, con miras al logro de una vida religiosa remozada, por su referencia a la Palabra de Dios, su sensibilidad a los nuevos escenarios y sujetos emergentes, su escucha de la voz de Dios donde la vida clama, su inspiración teológica y sus convicciones que relacionan los puntos de partida evangélica con los puntos de llegada de los tiempos actuales, en una dinámica evolutiva y generadora de vida”. Ello coincide con la manera como el documento intenta acercarse a las nuevas pobrezas del Continente, como la trata de personas, los desplazamientos y la tendencia extractiva de la naturaleza, a fin de dar respuestas efectivas a los gritos de los pobres con proyectos de cambio sistémico y de economía solidaria, y sostener el futuro de la vida consagrada con referentes necesarios, como la inter-congregacionalidad, la re-estructuración humanizante, el reconocimiento de los carismas congregacionales en los laicos y la regionalización que desde hace algunos años está impulsando la CLAR.

Como dato novedoso, el P. Naranjo destacó que “este Plan Global se ha diseñado no en función de la CLAR como tal, en el sentido de sus estructuras, sino de la vida consagrada como razón de ser de la CLAR. De ahí que el Plan Global no sea un instrumento de animación solo de la Presidencia, el ETAP, el Secretariado General, las Comisiones, las Conferencias Nacionales… sino de cualquier instancia de vida religiosa, como puede ser un consejo provincial, un capítulo provincial, una comunidad local, una casa de formación, una fraternidad inserta, un equipo inter-congregacional, un grupo de trabajo de religiosas/os y laicos, etc.”. De este modo, se entiende por qué la XLII Junta Directiva se dedicará, por primera vez, a asimilar más que a aprobar el Plan Global, que desde ya prevé contar con amplias posibilidades de divulgación a lo largo y ancho del continente.

Texto: Óscar Elizalde. Foto: CLAR

Actualizado
20/02/2013
Compartir