Celebrar el sentido de la vida consagrada

La CRC agradeció la misión que las religiosas y los religiosos desempeñan en la construcción del Reino

 

3

 

Se puede definir vida religiosa como una experiencia comunitaria en búsqueda permanente de Dios. Por eso, los religiosos y las religiosas recobran su identidad y su significatividad en la medida que viven una profunda experiencia de Dios, con los oídos atentos a los clamores de la vida y asumiendo el desafío de ser signo apasionado de Dios en el mundo. De este modo, ellos y ellas comunican la radicalidad de la vida de Jesucristo y son testimonio vivo de fraternidad y comunión en la construcción de una “sociedad-familia” y en el anuncio de la misión confiada por el Señor: la Buena Noticia. Su misión se comprende como anuncio de vida y de esperanza, comprometida con la defensa de la dignidad de la vida, de la familia, del derecho a un trabajo digno y de la integridad de la creación mediante el uso adecuado de los bienes temporales.

Teniendo en cuenta estos sentidos y como expresión de agradecimiento a la vida religiosa colombiana, la Conferencia de Religiosos de Colombia (CRC) celebró el día de la vida consagrada en Bogotá el pasado 10 de febrero, en el marco del retiro mensual que contó con la participación de aproximadamente 190 religiosas y religiosos. La jornada inició con la oración que animó el grupo de la Escuela de formadores (ESFOR)  de la CRC y las palabras que su Presidente dirigió a los participantes, animándolos a seguir viviendo su consagración y misión como mujeres y hombres apasionados por el Reino. Posteriormente se estrecharon lazos de cercanía y comunión a través del compartir fraterno, con sentimientos de regocijo y de hermandad.

Por su parte la Hna. Josefina Castillo, religiosa Esclava del Sagrado Corazón de Jesús, disertó sobre la temática prevista para el retiro: “fe y vida, afectividad y entrega. Llamados al amor”, en la que compartió varios cuestionamientos referidos a la fe e iluminados desde la carta apostólica Porta Fidei. La Hna. Josefina enfatizó “la importancia de hacer vida la experiencia de encuentro y seguimiento de Jesucristo”.

Con la celebración del día de la vida consagrada, la CRC reconoció y agradeció a todas las religiosas y los religiosos, colombianos y extranjeros, por su servicio y presencia místico-profética en las zonas y obras de misión que lideran en los distintos ambientes y contextos del país, deseando que el Señor continúe bendiciendo, animando y guiando sus vidas y comunidades en el proyecto de hacer realidad su Reino.

 

La vida consagrada, según Aparecida

2-1La V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Aparecida, presenta algunas pistas que orientan y dan sentido a la vida y al quehacer de la vida consagrada, desde una perspectiva discipular y misionera, al servicio del mundo de hoy: “la vida consagrada está llamada a ser una vida discipular, apasionada por Jesús-camino al Padre misericordioso, por lo mismo, de carácter profundamente místico y comunitario. Está llamada a ser una vida misionera, apasionada por el anuncio de Jesús-verdad del Padre, por lo mismo, radicalmente profética, capaz de mostrar a la luz de Cristo las sombras del mundo actual y los senderos de vida nueva, para lo que se requiere un profetismo que aspire hasta la entrega de la vida, en continuidad con la tradición de santidad y martirio de tantas y tantos consagrados a lo largo de la historia del Continente. Y al servicio del mundo, apasionada por Jesús-vida del Padre, que se hace presente en los más pequeños y en los últimos a quienes sirve desde el propio carisma y espiritualidad” (DA 220).

Texto: José María Flórez Jaimes, CMF. Foto: CRC

Actualizado
20/02/2013
Compartir