Cardenal Julián Herranz: “El Papa ha demostrado que ama más a la Iglesia que a sí mismo”

El purpurado español estaba presente en el momento del anuncio

cardenal español Julián Herranz

DARÍO MENOR. ROMA | El español Julián Herranz, presidente emérito del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, era uno de los cardenales presentes en el consistorio en el que Benedicto XVI anunció que ponía un fin anticipado a su pontificado. Asegura que fue “una gran sorpresa” pero “no insólito en él”.

– ¿Cómo reaccionó al escuchar las palabras del Papa?

– Fue una gran sorpresa, pues en la historia reciente de la Iglesia no hay precedentes. Pero, por otro lado, no ha sido una sorpresa por la santidad y el sentido de la responsabilidad profundo que tiene nuestro Santo Padre. No es algo insólito en él por su nivel de amor a la Iglesia y su humildad. Con esta decisión ha demostrado otra vez ser enormemente inteligente y humilde.

– ¿Qué comentó con los otros purpurados?

– Después de que nos informase de su renuncia, los cardenales que estábamos presentes le dimos gracias a Dios por tener a un Papa de la grandeza de Benedicto XVI. Para mí es como un padre de la Iglesia. Y estos tenían fundamentalmente dos características. La primera es el hambre y la sed de tratar personalmente a Cristo y de amarlo. La segunda es difundir el mensaje de Cristo para hacer responsables a los cristianos de cómo comportarse en una sociedad pagana. Estas dos cosas las ha hecho en grado máximo.

– Como canonista, ¿es correcta la renuncia?

– Jurídicamente, es un procedimiento perfecto. El Papa ha renunciado en un consistorio y con una fórmula en latín. Está perfectamente en consonancia con lo que se dice en el cánon 332, párrafo segundo. Ahí se contempla que el Papa puede renunciar si se dan dos condiciones: la primera es que se haga con plena libertad; la segunda, que se siga el procedimiento debido.

“El Papa no ha tomado esta decisión
para huir de las responsabilidades de gobierno,
ni está apegado al poder”.

– Usted forma parte de la comisión cardenalicia encargada de investigar el caso ‘Vatileaks’. ¿Cree que las filtraciones han influido en la renuncia?

– No estoy dentro de la conciencia del Papa, pero puedo decir que no ha tomado esta decisión para huir de las responsabilidades de gobierno. Se ve incapaz de sostener el timón de la barca de Pedro con la suficiente fortaleza y pide que sea sustituido por otra persona. El Papa no está apegado al poder. Esto es algo que en el terreno civil y en la vida política ocurre muy pocas veces. El Papa ha demostrado que ama más a la Iglesia que a sí mismo.

– ¿Qué características debería tener su sucesor?

– Dos fundamentales: amar mucho a Cristo y tener hambre de dar a conocer a Cristo al mundo. Eso es lo que la Iglesia necesita. Las demás consideraciones son de tipo humano, sociológico o político, y son secundarias.

En el nº 2.836 Vida Nueva.

 

ESPECIAL BENEDICTO XVI RENUNCIA

Actualizado
15/02/2013
Compartir