Un simposio en San Sebastián destaca el valor social de la asignatura de Religión

Profesores y agentes de pastoral reclaman un consenso político en educación

José Ignacio Munilla obispo de San Sebastián en Simposio asignatura de Religión

El obispo Munilla, durante su intervención en el simposio

VICENTE L. GARCÍA. VITORIA | El 2 de febrero, San Sebastián acogió el Simposio organizado por las delegaciones de Enseñanza de las diócesis de Bilbao, San Sebastián y Vitoria, bajo el lema Contribuciones educativas de la Asignatura de Religión.

José Ignacio Munilla, obispo de la sede guipuzcoana, esbozó en la apertura del acto diversos argumentos que avalan la elección y defensa de la clase de Religión, entre ellos, el de que “la religión hace un gran aporte para sustentar esa común convicción del principio de inviolabilidad del ser humano”.

A la clase política en general, Munilla le pidió “que tome conciencia de la necesidad de un consenso en materia de educación” y “no utilice la educación para las estrategias y el desgaste político”.

Al Gobierno de Rajoy, en concreto, le demandó “que sea diligente para aplicar en el próximo curso la nueva regulación de Religión y su alternativa correspondiente”, y que brinde a esa materia “un marco estable”. Y al Gobierno de Íñigo Urkullu, cuya consejera de Educación, Cristina Uriarte, estaba presente, le demandó que “que sea diligente en la aplicación de la sentencia del Tribunal Supremo”. La consejera intervino luego con un discurso institucional sin responder a la demanda de Munilla.

Cerró sus alusiones al ámbito político recordando que la Religión no pertenece al debate de competencias entre administraciones. “El auténtico debate –dijo– es si la competencia en esta materia corresponde a las familias o a las administraciones”.

Un simposio en San Sebastián destaca el valor social de la asignatura de Religión, íntegro solo para suscriptores

En el nº 2.835 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
08/02/2013
Compartir