Educación católica en América Latina: grandes retos, una misma identidad

congreso educación católica OEI y CELAM 2013 en Panamá

El XXIII Congreso Interamericano de Educación Católica estudió en Panamá las propuestas educativas de la OEI y del CELAM

congreso educación católica OEI y CELAM 2013 en Panamá

Educación católica en América Latina: grandes retos, una misma identidad [extracto]

Texto y foto: ÓSCAR ELIZALDE. PANAMÁ | Más de 750 educadores, entre religiosos, religiosas, sacerdotes y laicos, de 22 países latinoamericanos y caribeños, y tres de Europa, se dieron cita en la ciudad de Panamá, del 15 al 17 de enero, para el XXIII Congreso Interamericano de Educación Católica, promovido y coordinado por la Confederación Interamericana de Educación Católica (CIEC).

Tras un cuidadoso proceso de preparación, el Congreso generó espacios de debate y reflexión, a partir de dos documentos referenciales para las políticas educativas, tanto a nivel gubernamental como eclesial, en el continente: Metas Educativas 2021. La educación que queremos para la generación de los Bicentenarios, de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI); y Vayan y enseñen: identidad de la escuela católica en el cambio de época, a la luz de Aparecida, del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM).

Al respecto, el P. José Leonardo Rincón, secretario general de la CIEC, manifestó que “a la CIEC le corresponde ofrecer a sus federaciones afiliadas la posibilidad de conocer, reflexionar, tomar postura y actuar frente a estos pertinentes asuntos, que son de su total interés”.

Así lo vivieron los participantes, que hicieron del Congreso un espacio para el encuentro, las sinergias y los diálogos interculturales, en busca de respuestas a los retos educativos de cada país para formar “ciudadanos que, a la luz de Jesucristo, hagan de este un mejor continente”.

Frente a este horizonte, los dos ponentes centrales profundizaron en el sentido e implicaciones de dichos documentos. Álvaro Marchesi, secretario general de la OEI, planteó algunos indicadores sobre el liderazgo educativo en tiempos de cambios.

Por su parte, monseñor Pablo Varela, responsable del Departamento de Educación y Cultura del CELAM, situó las propuestas de los obispos a la luz de los imperativos de formar discípulos y misioneros, y evangelizar desde la tarea educativa.

Estas reflexiones tuvieron su “aterrizaje” en los paneles que se desarrollaron en torno a la implementación estatal de las Metas 2021, con la presencia de las ministras de Educación de Panamá y República Dominicana. De igual forma, con relación al documento del CELAM, los presidentes de las confederaciones nacionales de Educación de Ecuador, México, Venezuela y Argentina compartieron algunas experiencias significativas a nivel local.

Tres conferencias pusieron sobre la mesa la emergencia de fortalecer el compromiso de la escuela católica en la configuración de los valores de la ciudadanía activa (Emilio Martínez Navarro); renovar la significatividad de la escuela católica, de cara a los nuevos entornos de las políticas públicas y del mundo digital (Javier Cortés, presidente de SM); y asumir con audacia, desde los sistemas de organización, uno de los grandes dilemas a los que se enfrenta la escuela católica hoy: ¿ser isla o nodo? (Juan Antonio Ojeda, educador e investigador).

Además, y como estímulo a la cooperación interinstitucional, en el último panel se vislumbraron posibles caminos desde la perspectiva de tres instituciones eclesiales con amplia trayectoria de liderazgo en el mundo educativo: la CLAR, el CELAM y la Oficina Internacional de la Educación Católica (OIEC).

En la clausura, el comité académico propuso unas conclusiones (ver más abajo) que bien podrían ser la “carta de navegación” de la escuela católica en los próximos años. “El principal reto de la CIEC es conservar y aumentar su posicionamiento y credibilidad en el ámbito educativo continental”, dijo el P. Rincón al finalizar el Congreso. La próxima cita será en Brasil, en 2016.

Conclusiones:

Las conclusiones del Congreso reflejan el compromiso de responder a “los gritos que claman por las injusticias y las asimetrías en el acceso a la educación, y especialmente a una educación de calidad”. Estas son algunas de sus “ideas fuerza”:

  • “Queremos enseñar en la escuela mirando continuamente a Cristo, el Maestro”.
  • “Es un imperativo la interacción con otros para hacer presente la fe en la sociedad”.
  • “Queremos aprovechar e incorporar, de forma crítica, las nuevas tecnologías de la información y comunicación”.
  • “Este congreso nos impulsa a trabajar más entrelazados”.
  • “Estamos llamados a ofrecer una educación de calidad con equidad”.
  • “Aportamos, desde la escuela católica, un plus a la formación ciudadana, que nace del amor al prójimo”.

En el nº 2.834 de Vida Nueva.

Actualizado
01/02/2013
Compartir