Orar con la liturgia de las horas

Todo ser que alienta, disco CD Monasterio de Armenteira, Pontevedra

Todo ser que alienta, disco CD Monasterio de Armenteira, Pontevedra

ENRIQUE MEJÍAS RIVERO | Todo ser que alienta… es el último verso que pone fin al elenco de salmos que los cristianos hemos recogido de la tradición judía. Es también el título del disco de la Liturgia de las Horas cantada por las hermanas del Monasterio Cisterciense de Armenteira (Pontevedra).

En el CD aparecen tres de las siete horas que a diario se rezan en la vida monástica: laudes, vísperas y completas. Las canciones están concebidas adaptando el esquema final del himno, incorporando la doxología menor (oración cristiana de carácter trinitario): Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Aunque inspiradas en melodías gregorianas –sobre todo Salve Regina, tradicional cisterciense–, son versiones actualizadas de aquellas, que han eliminado su complejidad subrayando la importancia sobre la nota tenor (nota de sostenimiento sobre la que se realiza la larga recitación del texto). Con la utilización del órgano como soporte del canto, las voces cantan muy empastadas, aportando una gran sensación de conjunto, limpieza y unidad en el mismo espíritu.

Resulta llamativa, por su originalidad, la antífona mariana de laudes –con la primera parte del texto del Ave María– que, situada la octava en el CD, indica la importancia de dicho número, íntimamente relacionado con el 8, festividad de la Inmaculada Concepción.

Este primer disco del monasterio debe mucho al salesiano P. Isauro García Ramos, que puso toda su persona y cualidades en el ensayo con las hermanas, y que falleció al mes de haberse realizado la grabación. Más información en www.monasteriodearmenteira.org

En el nº 2.833 de Vida Nueva.

Actualizado
24/01/2013
Compartir