Venezuela, un país sumido en la incertidumbre

Nicolás Maduro y otros líderes latinoamericanos en un acto de solidaridad con Hugo Chávez

Aplazada la toma de posesión de Chávez, los obispos piden no alterar la Constitución

Nicolás Maduro y otros líderes latinoamericanos en un acto de solidaridad con Hugo Chávez

Líderes latinoamericanos participan en un acto de solidaridad con Chávez el 10 de enero

J. L. CELADA | Venezuela ha comenzado este 2013 con “gran incertidumbre”. Así lo constata el arzobispo de Cumaná y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Diego Padrón, en su discurso de apertura de la 99ª Asamblea Plenaria de este organismo, inaugurada en Caracas el lunes 7 de enero. Y así parecen corroborarlo los acontecimientos.

Aunque estaba prevista para ayer, 10 de enero, la toma de posesión para un nuevo mandato de Hugo Chávez –cuya prolongada enfermedad pone “en grave riesgo la estabilidad política y social de la nación”–, el Gobierno ya había anunciado que el líder bolivariano, hospitalizado en Cuba, asumirá el cargo posteriormente ante el Tribunal Supremo, de acuerdo con el artículo 231 de la Constitución.

En su análisis del panorama actual, el prelado defiende que el pueblo ha acompañado al presidente “con respeto, solidaridad y oración” en este difícil momento histórico, y se congratula al ver que seguidores y opositores “han coincidido en presentar oraciones y ofrendas a Dios por su pronta recuperación y regreso, como lo que más conviene al país”.

“La población está confundida”

Aun con todo, advierte que la “compleja situación” por la que atraviesa ahora Venezuela podría conducir a una “encrucijada peligrosa”. Un temor que Padrón sustenta en el hecho de que “la población está confundida, y una buena parte de ella, molesta”, porque, tras más de 25 comunicados sobre el estado de salud de Chávez, entiende que “el Gobierno no le ha dicho al pueblo toda la verdad”, sino “su verdad política”.

Aunque admite que “no es el propósito de esta Asamblea intervenir públicamente en la interpretación de la Constitución”, el presidente de la CEV recuerda que “está en juego el bien común del país y la defensa de la ética”, por lo que cualquier alteración de la Carta Magna con fines políticos es “moralmente inaceptable”.

Más sobre el discurso del presidente del Episcopado y su análisis sobre el estado del país, y otros temas de interés para la Asamblea Plenaria, en el artículo completo, disponible solo para suscriptores.

Venezuela, un país sumido en la incertidumbre [íntegro]

En el nº 2.831 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
11/01/2013
Compartir