La Iglesia española denuncia la desprotección de los inmigrantes

Ciriaco Benavente: “Nos duelen tantas esperanzas frustradas”

dos policias piden documentación a grupo de varios inmigrantes

FRAN OTERO | Durante los últimos años hemos podido comprobar que las condiciones de los inmigrantes que han venido a vivir a España en busca de un lugar mejor ya no son como antaño. En este contexto, la Iglesia ha estado muy cerca de los que más sufren, por ejemplo, a través de las Cáritas parroquiales y de instituciones como Pueblos Unidos, de los jesuitas. O a través acciones públicas y mensajes que defienden la dignidad de toda persona humana más allá de su procedencia, raza o lengua.

También los obispos españoles se han manifestado al respecto, y con motivo de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que celebra la Iglesia el 20 de enero, han publicado un mensaje en el que hacen denuncias contundentes: “En un mundo convertido en aldea global (…) y en el que encuentran todas las facilidades de circulación los mercados y el dinero, parece que solo hubiera fronteras para los inmigrantes”; o “aquellos que para nuestro padre Dios son los primeros destinatarios de su Reino, son los primeros en estorbar en el reinado materialista del bienestar”.

En este sentido, la Comisión Episcopal de Migraciones, que es el organismo que ha preparado el texto, advierte de la desprotección del derecho a la salud, aboga por medidas alternativas en lo referente a los Centros de Internamiento y por que se favorezca la reagrupación familiar. En definitiva, renuevan la llamada a las autoridades para que “los costes de la crisis no recaigan sobre los inmigrantes”.

“La Iglesia ayuda de mil maneras”

En declaraciones a Vida Nueva, el presidente de la citada Comisión, Ciriaco Benavente, asegura que “los gozos y esperanzas, las tristezas y angustias de los inmigrantes lo son también de los pastores y de muchos fieles de nuestra Iglesia. Nos duele ver tantas esperanzas frustradas. Duele, sobre todo, la situación de quienes no tienen papeles y, a pesar de ello, no quieren volver a su tierra”.

El también obispo de Albacete opina que “aunque no han desaparecido los prejuicios, creo que ha crecido en intensidad y en extensión la sensibilidad ante la realidad de la inmigración y de los inmigrantes” y que “la Iglesia ayuda de mil maneras”, desde parroquias, Cáritas y congregaciones religiosas.

Más sobre el mensaje y la entrevista con Ciriaco Benavente, en el artículo completo, disponible solo para suscriptores.

La Iglesia denuncia la desprotección de los inmigrantes [íntegro]

En el nº 2.831 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
11/01/2013
Compartir