Carlo Maria Martini in memóriam

cardenal Carlo Maria Martini arzobispo de Milán fallecido en 2012

‘Vida Nueva’ reúne a cuatro jesuitas que conocieron al cardenal y le rinden homenaje

cardenal Carlo Maria Martini arzobispo de Milán fallecido en 2012

GIANPAOLO SALVINI, SJ; JOSEPH DOAN CÔNG NGUYÊN, SJ; CAMILLO RIPAMONTI, SJ; FRANCESCO CAVALLINI, SJ | El pasado 31 de agosto, fallecía a los 85 años de edad el cardenal Carlo Maria Martini, una de las figuras más destacadas de la Iglesia católica contemporánea. Vida Nueva ha querido reunir en estas páginas el testimonio de cuatro jesuitas que tuvieron la oportunidad de conocerle y disfrutar de sus enseñanzas, su cercanía y su amistad.

Un homenaje póstumo que nos permite recordar al pastor, al intelectual en diálogo con el mundo, al biblista enamorado de Jerusalén, al divulgador de la Palabra de Dios entre los jóvenes de Milán, al profesor del Bíblico y al rector de la Gregoriana, al maestro espiritual… Vaya desde aquí también, pues, nuestro reconocimiento a este insigne hijo de san Ignacio que quiso hacer de su vida una auténtica lectio divina.

GianPaolo Salvini (Milán, 1936), sacerdote jesuita, economista y director de La Civiltà Cattolica entre 1985 y 2011, repasa algunos de los aspectos más destacados de la figura y la obra del cardenal: su “conocimiento privilegiado” de la Biblia y su promoción a través de la lectio divina, la “fidelidad profunda” al Papa, su dedicación completa a la diócesis de Milán, su intuición para “abrirse al mundo”, o su poco conocido amor por la naturaleza y la montaña, adonde realizaba frecuentes escapadas, acompañado, muchas veces, por el propio Salvini.

Salvini asegura que la muerte de Martini ha supuesto “la pérdida de una de las voces más significativas de la Iglesia de nuestro tiempo”. “Tuvo –argumenta– la capacidad de hablar con un tono particular que llegaba al corazón“.

cardenal Carlo M. Martini despedida fieles catedral Milán

Miles de personas visitaron la capilla ardiente del cardenal Martini en la Catedral de Milán

Enamorado de Jerusalén y de la Palabra

Francesco Cavallini recuerda a Martini como un “enamorado de Jerusalén” y “enamorado del texto sagrado”, y agradece la posibilidad de haber podido conocerle y frecuentarle, precisamente en el Pontificio Instituto Bíblico en la Ciudad Santa, con ocasión de las peregrinaciones veraniegas para jóvenes que organiza este joven jesuita genovés.

En un relato más íntimo, rememora el papel que el purpurado jugó en su propia vocación, los largos coloquios que ambos mantuvieron, la sencillez, entusiasmo y disponibilidad de escucha para con todo el que se le acercaba, “sin formalismos ni etiquetas, como un abuelo con sus nietos y sin evitar nunca ninguna pregunta, incluso la más candente”.

También para Joseph Doan Công Nguyên, el cardenal milanés fue “mi maestro espiritual”. Jesuita vietnamita y actual director de la Casa en Jerusalén del Instituto Pontificio Bíblico, fue allí donde se conocieron, como profesor y alumno: “Más que los libros, me dio la clave y el espíritu con el que puedo ir hasta los confines del mundo y de la vida bajo la luz de la Palabra de Dios, como dice el Salmo: ‘Lámpara para mis pasos es tu Palabra, luz en mi camino'”, describe.

Por último, Camillo Ripamonti todavía recuerda las palabras que “el padre Carlo” pronunció en su ordenación, y agradece: “Este es el gran recuerdo y la gran enseñanza que llevo dentro de mí del cardenal Martini, un hombre que sabía leer la Palabra de Dios y hacer que le hablase a tu vida”. Y destaca las enseñanzas a los jóvenes, “palabras siempre llenas de esperanza y una invitación a la responsabilidad para poder vencer, en todo momento de crisis, el mal con el bien”.

Los cuatro textos completos, todos los recuerdos, anécdotas, enseñanzas y agradecimientos, en el Pliego completo, disponible solo para suscriptores.

Carlo Maria Martini in memóriam [íntegro]

En el nº 2.828 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
14/12/2012
Compartir