Los “discípulos clandestinos” de Dios

un momento de la XI Escuela de Pastoral 2012 diciembre

La XI Escuela de Pastoral aborda claves para la acción con jóvenes

un momento de la XI Escuela de Pastoral con Jóvenes 2012 diciembre

Las experiencias tuvieron un gran peso en el evento

F. OTERO | Dios vive en ti fue el lema de la XI Escuela de Pastoral con Jóvenes que se celebró en el Centro Universitario La Salle (Madrid) los pasados días 1 y 2 de diciembre y, a la vez, una declaración de intenciones. Algo parecido dijo uno de sus ponentes, el jesuita Ignacio Dinnbier, en su intervención: “Antes de llegar al joven, Dios ya lo está habitando”. Y José Luis Pérez Álvarez, fundador de las Comunidades Adsis: “Todos los jóvenes son discípulos clandestinos, aunque no lo sepan”.

Precisamente, esta idea de que Dios está habitando todo y habita en todos es la que ha vertebrado esta nueva edición de esta Escuela de Pastoral con Jóvenes –en la que han participado más de 200 agentes– que fue impulsada en su día por las Comunidades Adsis y que hoy apoyan hasta seis instituciones más: Acción Católica, Congregación Romana de Santo Domingo, Marianistas, Escolapios, La Salle e Institución Teresiana-ACIT Joven.

Fue significativo para los jóvenes participantes –más de la mitad de los asistentes eran menores de 25 años– la integración de este evento en un espacio estudiantil, pues es a la vez reflejo de que en los ambientes cotidianos es posible la evangelización: “Se puede hablar de Dios donde dedicamos horas al estudio y a la formación”.

El fin de semana se repartió entre exposiciones teóricas, experiencias, talleres, oración y celebraciones. En la primera intervención, Álvaro Chordi, sacerdote de las comunidades Adsis y coordinador el evento, reflexionó sobre cómo suscitar en los jóvenes experiencias que les lleven a Dios: “La propuesta explícita de la fe necesita interioridad. Si nuestras iniciativas pastorales no logran que las nuevas generaciones entren en la profundidad de sus vidas y lleguen a perforar la realidad, todas nuestras actividades posiblemente serán estériles”.

En este sentido, Dinnbier, en otro momento, recalcó la necesidad de recuperar la dimensión narrativa de la fe “acompañando en el ver, nombrar y comprender, conscientes de que no hay experiencia completa hasta que no le pones nombre”.

Interesante fue el momento en el que se compartieron experiencias de encuentro con Dios. La Acción Católica, el Camino de Santiago, un proyecto de los lasalianos de educación en la interioridad y los ejercicios espirituales de san Ignacio para los jóvenes fueron protagonistas en boca de María Palau, Paco Calancha, Beatriz Clemente y Abel Toraño.

Esta Escuela de Pastoral, a la vez encuentro, concluyó con la ponencia de José Luis Pérez Álvarez, que dejó algunas reflexiones a tener en cuenta: “La pastoral no es para hacer clientela; los jóvenes nos salvan porque Dios nos visita en ellos” o “escuchar a un joven que habla es escuchar a Dios”.

Al hilo de esta última frase, Pérez Álvarez dijo que la acogida juega un papel fundamental, y que es ahí donde se juega la acción pastoral, una acción para la que, según concluyó, no hacen falta nuevas y distintas fórmulas: “Lo nuevo no es lo distinto, sino lo más profundo; es imprescindible vivir con intensidad y pasión, conscientes de que, donde no hay pasión, no hay juventud, sino vejez prematura”.

En el nº 2.827 de Vida Nueva.

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
07/12/2012
Compartir